Las estaciones de carga ultra-rápida de Porsche son modulares, adaptándose así a las peculiaridades de cada localización

Ionity es uno de los proyectos más ambiciosos destinados a crear una amplia red de carga últra-rápida en Europa. Varios fabricantes se han aliado para lograrlo, y entre ellos las principales marcas alemanas: BMW, Mercedes-Benz y el grupo Volkswagen. Esto no significa, sin embargo, que cada una de estas marcas no pueda apostar además por desarrollar por su cuenta su propia red de puntos de carga.

Porsche, una de las marcas del grupo Volkswagen, acaba de dar a conocer sus planes para la implantación de su propia red de carga ultra-rápida: Electric pit stop.

Como no podía ser de otro modo, las estaciones de carga ultra-rápida de Porsche soportarán el sistema de carga a 800 voltios del nuevo Taycan. La primera de estas estaciones ya está operativa en Alemania y será empleada por los ingenieros de Porsche para realizar todo tipo de tests de carga.

El sistema desarrollado por Porsche para sus estaciones de carga ultra-rápida es modular. De este modo la marca alemana quiere poder ofrecer distintas soluciones que se adapten mejor a cada situación en función del lugar donde se vaya a instalar; ya sea un punto de carga en una autopista, un garaje o el parking de un supermercado.

Sistema de carga ultra-rápida modular

Este sistema modular está formado por varios elementos:

FlexBox. Un sistema de transformadores modulares capaz de trabajar con corrientes de hasta 36 kV.
PowerBox. Encargado de convertir la corriente alterna en corriente continua.
CoolingBox. Ofrece la refrigeración necesaria al sistema para que todo funcione correctamente.
Puntos de carga. El elemento principal con el que el usuario interactúa para realizar la recarga de su vehículo.

Una particularidad interesante del sistema de puntos de carga de Porsche es que ha sido diseñado de tal modo que puede haber una distancia de hasta 200 metros entre el FlexBox y el PowerBox. Así mismo, entre el PowerBox y el punto de carga puede haber otros 100 metros de distancia. La instalación de estos elemento a cierta distancia evita que el usuario sea consciente de toda la tecnología que hace posible la carga de su vehículo, siendo únicamente visible el punto de carga. Porsche afirma que así se mejora la experiencia de uso, evitando por ejemplo el ruido que suelen generar los transformadores y dando la impresión de que todo es mucho más simple de lo que realmente es.

Porsche se enorgullece además de que, a pesar que sus estaciones de carga ultra-rápida están compuestas por distintos elementos, han sido capaces de lograr una eficiencia del 95 por ciento en el proceso de carga.

Otras soluciones del sistema de Porsche

Para espacios más reducidos, Porsche dispone de otro elemento denominado ComboBox. Este sistema combina el PowerBox y el CoolingBox, reduciendo el espacio necesario a cambio de ofrecer un único punto de carga.

Por último, el ChargeBox de Porsche está pensando para aquellos lugares en los que la red eléctrica no cuenta con la potencia suficiente para instalar un punto de carga rápida. Este sistema incluye sus propias baterías que se cargan mientras no hay ningún vehículo conectado. Los packs de baterías empleados ofrecen una capacidad de entre 70 y 140 kWh permitiendo la instalación de uno o dos puntos de carga con potencias de entre 160 y 320 kW. Este sistema es únicamente valido para lugares con poca afluencia de vehículos, ya que las propias baterías del sistema necesitan un tiempo para cargarse.