El primer control activo de cambio para híbridos es de Hyundai y se denomina Active Shift Control, más conocido como ASC.

Hyundai no quiere quedarse atrás en la lucha por la electrificación y acaba de desarrollar el primer control activo de cambio para coches híbridos. Esta tecnología de transmisión se denomina Active Shift Control, ASC, del mundo. Esta novedad es capaz de optimizar la eficiencia del cambio al monitorizar los cambios de velocidad 500veces/segundo.

De esta forma, se puede ajustar con precisión la velocidad de rotación de la transmisión y recortar el tiempo de cambio entre marchas. El Hyundai Sonata híbrido será el primer vehículo en equiparla, aunque en un futuro podría montarse en otros vehículos electrificados del grupo automotriz.

El Active Shift Control es capaz de aplicar un nuevo software de control a la Unidad de Control Híbrida que controla el motor eléctrico para alinear las velocidades de rotación del motor de combustión y la transmisión para reducir el tiempo de cambio de marchas en un 30%. Esta tecnología también ofrece cambios de marcha más suaves a pesar de que los tiempos de cambio sean más rápidos.

Active Shift Control, así funciona el nuevo cambio para híbridos de Hyundai

KyougJoon Chang, vicepresidente y jefe del Grupo de trenes motrices de Hyundai, ha asegurado que «el desarrollo de la primera tecnología ASC del mundo es una innovación notable que incorpora un control preciso del motor eléctrico en transmisión automática». «No solo ahorrará combustible sino que también proporcionará una experiencia de conducción más divertida para nuestros clientes».

Los coches híbridos convencionales no cuentan con convertidores de par para mejorar la economía de combustible, ya que los convertidores de par pierden energía durante el proceso de tranmisión. Aunque el consumo de combustible es eficiente, este sistema también requiere tiempos de cambio más largos para garantizar un cambio de marchas mucho más suave.

Según Hyundai, «la tecnología ASC permite que el motor eléctrico del híbrido también tome el control de los cambios de marcha aplicando una nueva lógica de software a la unidad de control híbrida (HCU) para mitigar los problemas de tiempo de cambio más lento. La HCU monitorea la velocidad de rotación de la transmisión con un sensor instalado dentro del motor eléctrico 500 veces por segundo para sincronizar rápidamente su velocidad de rotación con la del motor de combustión».

Con la sincronización, el tiempo de cambio se reduce en un 30% de 500ms a 350ms. Esto no sólo mejora el rendimiento de aceleración y economía de combustible del vehículo híbrido, también la durabilidad de la transmisión al minimizar la fricción durante el cambio de marcha.