Range Rover está desarrollando su primer SUV eléctrico, un modelo que se basará en la nueva plataforma modular del grupo Jaguar-Land Rover y que estará muy enfocado al asfalto

El Grupo Jaguar Land Rover juega al despiste, puesto que hace unas semanas se preguntaban si tenían sentido los SUV eléctricos y ahora dan a conocer su intención de construir una familia de eléctricos. Puede que se estén replanteando o las cosas o simplemente haya sido una maniobra para sorprendernos a todos.

Esto no es una sorpresa, y es que el grupo ya tiene un coche eléctrico, puesto que el pasado año la marca del felino se aventuró a sacar su primer eléctrico, el Jaguar I-Pace.

Sin embargo, parece que este avanzado modelo es sólo el comienzo, y es que Range Rover planea sacar un modelo completamente eléctrico que llegará a finales de 2021. Según los rumores, este nuevo modelo podría estar desarrollándose junto a la próxima generación del Jaguar XJ.

Pese a que la evolución es paralela a la berlina de representación de Jaguar, se tratará de un SUV que tendrá el punto de mira puesto en modelos como el Audi e-tron o el Mercedes-Benz EQC que ya hemos podido probar.

AdvertisementAdvertisement

El Range Rover eléctrico se situará entre el Evoque y el Velar

Por lo tanto, parece que el futuro Range Rover eléctrico será un SUV de tamaño mediano que cuyo hueco en la gama estaría entre el Range Rover Evoque y el Range Rover Velar. Sin embargo, se rumorea que su diseño puede seguir la estela del Jaguar I-Pace, por lo que tendría un techo más bajo y un capó más achatado para mejorar la eficiencia aerodinámica.

A pesar de que el nuevo eléctrico tendría unas dimensiones más reducidas que el Range Rover Velar, su naturaleza eléctrica podría brindarle una habitabilidad superior. No hay duda de que tendrá una altísima carga tecnológica, y es que contará con una instrumentación digital y un sistema de infoentretenimiento muy avanzado.

Este modelo estará basado en la plataforma MLA del grupo y previsiblemente será el Range Rover más enfocado al asfalto de la historia. A pesar de esto, si la marca británica quiere respetar su ADN con este nuevo eléctrico, debería conservar ciertas aptitudes off-road, puesto que tendrá tracción total gracias a la instalación de un motor eléctrico en cada eje.

Todavía no hay ninguna información oficial acerca del nuevo SUV eléctrico de Range Rover, pero si seguimos las características de la plataforma sobre la que se basará, adelantamos que puede acoger baterías de hasta 90,2 kW. Por lo tanto, podría tener una autonomía cercana a 500 kilómetros con una sola carga.