Mientras los propietarios europeos de un LEAF han comprobado que esta actualización soluciona el Rapidgate, en Estados Unidos no tendrán esta posibilidad

A principios de 2018, poco después de que el Nissan LEAF de segunda generación comenzase a comercializarse en Europa, los primeros propietarios del eléctrico de la firma japonesa se encontraron con un problema inesperado.

Al contrario de lo que ocurre en la gran mayoría de los vehículos con sistema de propulsión eléctrico, el LEAF de Nissan con batería de 40 kWh no cuenta con ningún sistema de refrigeración activa de la batería. Una decisión del fabricante japonés bastante controvertida, que finalmente acabó provocando el descontento de los primeros compradores del LEAF por lo que acabó denominándose como Rapidgate.

¿Qué es el Rapidgate?

Pues bien, la falta de un sistema de refrigeración activa de la batería ha obligado a Nissan a implementar algunas salvaguardas para evitar, de este modo, que el excesivo calentamiento aceleré el proceso de degradación que sufre cualquier batería por el uso. Así, cuando la temperatura de la batería se incrementa en exceso al iniciar varios procesos de carga rápida de forma consecutiva, el sistema de control de la batería del LEAF reduce la potencia máxima de carga.

Advertisement

Esto no supone ningún problema en el día a día cuando se realizan desplazamientos no excesivamente largos, ya que en el peor de los casos con una carga de la batería será más que suficiente y el usuario no notará absolutamente nada.

Sin embargo, al realizar un viaje largo la situación es muy distinta. Los primeros usuarios del Nissan LEAF se dieron cuenta de que a partir de la segunda carga rápida durante un trayecto, la potencia máxima de carga caía en picado y, por tanto, el tiempo necesario para completar una recarga y continuar con el viaje se incrementaba notablemente.

Problema resuelto en Europa

El número de quejas que Nissan recibió este pasado año por el denominado Rapidgate en Europa les obligó a ponerse a trabajar para buscar una solución, que finalmente llegó hace unos días con una actualización de software aplicable a los LEAF fabricados entre el 8 de diciembre de 2017 y el 9 de mayo de 2018. Los fabricados después de esta fecha en principio vendrían con una nueva versión de software y no sufrirían este problema.

Nissan no ha explicado sin embargo cómo ha solucionado este problema y, por tanto, siempre nos quedará la duda de si no se ha limitado a reducir el impacto de estas salvaguardas de la batería a costa de un incremento en su degradación a largo plazo.

Sea como sea, lo que sí es cierto es que los propietarios actuales de un LEAF en Europa han comprobado que con esta actualización de software ya es posible realizar viajes largos, realizando varias recargas rápidas en el trayecto sin que caiga en exceso la potencia de carga.

Ciclo WLTP

La curiosa decisión de Nissan en el mercado americano

Como decimos, esta es la experiencia de los propietarios de un LEAF en Europa, porque al otro lado del Atlántico la situación es muy distinta. Al parecer Nissan ha decidido que esta actualización de software esté disponible únicamente para los clientes europeos. El motivo de esta decisión es bastante curioso, y es que según Nissan, no han recibido suficientes quejas de los clientes norteamericanos como para considerar que sea necesario ningún cambio en el sistema de gestión de la batería del LEAF en Estados Unidos.

Según un representante de la compañía, en respuesta a una pregunta de CleanFleetReport.com, la mayoría de los propietarios de un LEAF en ese país no realiza múltiples recargas rápidas en un mismo día, por lo que no se han visto afectados por el Rapidgate. Por este motivo Nissan no tiene planeado que esta actualización de software esté disponible en Estados Unidos.

Así las cosas, será interesante comparar dentro de unos años los porcentajes de degradación de la batería de los LEAF americanos y los europeos para saber así si esta actualización de software, además de solucionar a corto plazo el Rapidgate, ha tenido o no algún efecto a largo plazo en la salud de la batería.