Desde el lanzamiento del Twizy en 2012 la planta de Valladolid ha producido una media de 3800 unidades anuales

No cabe duda que el lanzamiento al mercado del Twizy en 2012 fue una apuesta arriesgada por parte de Renault. Se trata de un vehículo completamente distinto a cualquier otro, que incluso resulta difícil de clasificar en un segmento concreto ¿Es un pequeño coche urbano o una moto de cuatro ruedas? Si es un coche ¿no debería tener ventanillas? Pero, una moto no es; tiene volante y no es necesario llevar casco.

Con un concepto tan disruptivo como era el Twizy cuando llego al mercado, hace ya 6 años, Renault solo podía alcanzar dos resultados posibles: un éxito rotundo que muy pocos podrían haber imaginado, o el fracaso y la cancelación del proyecto.

El Twizy acabó encontrando su rincón en el mundo

Finalmente, tras varios años renqueando con un volumen de ventas globales bastante bajo, solo es posible hablar de fracaso en la gran mayoría de los mercados en los que el Twizy ha estado a la venta. Con una notable excepción: Corea del Sur.

Renault comenzó a comercializar el Twizy en este país asiático en 2016 y allí todo ha sido muy distinto. Hasta el punto de que durante los últimos años el 90 por ciento de la producción que salía de la planta de Renault en Valladolid tenía como destino Corea del Sur.

El fabricante francés cree que las bajas ventas del Twizy se explican fundamentalmente por la falta de una infraestructura de puntos de recarga. Y éste es precisamente un problema que no existe en Corea del Sur, donde existen miles de ellos.

Destino: Busan

Analizando la situación actual del Twizy en el mercado, los dirigentes de Renault han decidido que la mejor opción es llevarse su producción allí donde está la demanda. Así, el Twizy dejará de fabricarse en la planta de Valladolid, trasladándose su producción a la planta de Renault Samsung en Busan.

Aunque por el momento se desconoce cuántos empleados de la planta coreana dedicará Renault a la producción del Twizy, lo que sí sabemos es que en la planta de Valladolid tan solo un pequeño equipo de 33 personas era suficiente para atender la demanda últimamente.

Nuevos proyectos en la planta de Valladolid

La finalización de la producción del Twizy en Valladolid permitirá a Renault dedicar esta planta a la producción de packs de baterías para las versiones híbridas enchufables del Captur y el Megane, lo que supondrá un incremento en el número trabajadores necesarios. Según las últimas estimaciones unos 70 trabajadores se dedicarán a esta tarea.

Renault ya pensó hace 4 años trasladar la producción del Twizy a Corea del Sur, pero en aquella ocasión se descartó esta posibilidad, ya que entonces este vehículo aún no había sido homologado por las autoridades surcoreanas. Cuatro años después aquellos planes han acabado haciéndose realidad.