Un problema informático produce el retraso en la entrega de los Volkswagen ID.3 1ST

Gracias a la publicación en Twitter del usuario TheEVside hemos podido comprobar que los rumores sobre el retraso de los primeros Volkswagen ID.3 eran ciertos.

Gracias a su mensaje, vemos cómo Volkswagen almacena en sus campas de las instalaciones de la factoría ubicadas en la localidad de Zwickau, Alemania,miles de unidades a la espera de realizar una importante actualización del software del que será el primer miembro de la esperada familia de coches eléctricos de Volkswagen denominada como ID.

Tras la presentación oficial del compacto eléctrico y el anuncio de la entrada en producción de este coche, la llegada a los concesionarios, comercializada como Volkswagen ID.3 1ST por ser la primera edición construida y vendida ha sufrido un retraso en su entrega.

Un problema informático que espera una solución

Este problema podría haber afectado a la entera producción de esta primera edición, hasta 30.000 unidades afectadas por un contratiempo informático que debería solventarse con una actualización del software que solucionaría el entuerto.

A finales de diciembre del recientemente finiquitado 2019, conocimos que, debido a unos problemas con el software, se produciría un retraso en los primeros Volkswagen ID.3 ensamblados y que podrían sufrir una demora en la entrega hasta la primavera de este año 2020.

Volkswagen ID.3Con tal cantidad de coches necesitados de una actualización, el retraso en la entrega de los primeros Volkswagen ID.3 podría suponer que, algunas de estas unidades no serían entregadas a sus propietarios hasta este verano.

Esto implica un fuerte varapalo, no solo para los clientes que esperaban la entrega y ahora deberán sufrir el retraso de los primeros Volkswagen ID.3 sino para los planes de Volkswagen.

En un año crucial para la industria, donde el yugo de las emisiones de gases nocivos y de efecto invernadero se ciñe aún más sobre los fabricantes, la electrificación, bien sea total o parcial de sus vehículos nuevos, ya sean modelos de nuevo cuño o versiones parcialmente electrificadas, aliviarían el cómputo global de emisiones cuando se presenten los resultados final del actual ejercicio.