Estos retrasos son consecuencia de la escasez en el suministro de celdas de baterías por parte del proveedor de la firma alemana

El inicio de la comercialización del Audi e-tron no parece estar yendo todo lo bien que debería, al menos en Noruega. Medios noruegos se hacen eco de las quejas de un buen número de clientes en este país, algunos de ellos cansados de esperar la confirmación de entrega de su nuevo vehículo, y otros lamentando el tener que pagar una penalización por cancelar su pedido.

Audi cuenta con 7000 reservas del e-tron en este país escandinavo, lo que demuestra la buena acogida del SUV alemán en este mercado. Sin embargo, hacer efectivas todas estas reservas no está siendo sencillo para Audi y el ritmo de entregas está siendo más lento de lo esperado.

Algunos clientes noruegos aseguran haber recibido una notificación avisándoles de que la entrega de su e-tron se iba a retrasar 6 meses respecto a la fecha prevista inicialmente. Unos retrasos que parecen estar fundamentados en el suministro limitado de celdas para las baterías por parte de los proveedores de la firma alemana.

Quedarte con una versión más cara o esperar

Con la intención de acelerar las entregas del e-tron en Noruega, Audi ha implementado un nuevo sistema en ese país denominado Fast Track. Este sistema permite la entrega inmediata del e-tron a todo aquel que cuente con una reserva, siempre y cuando se elija una versión concreta.

Este sistema, sin embargo, ha provocado quejas entre algunos clientes, ya que la única versión disponible para la entrega inmediata tiene un precio superior a la versión de entrada. Así, a todos aquellos que no están dispuestos a pagar ese extra, no les queda otra que seguir esperando durante meses.

Los problemas no acaban aquí, sin embargo. Aquellos clientes que han decido cancelar sus pedidos, al no estar dispuestos a seguir soportando más retrasos en la entrega, aseguran que Audi les requiere el pago de una penalización del 8 por ciento respecto del precio del vehículo que habían encargado. Una cantidad que puede suponer alrededor de los 6000 euros.

Los retrasos en las entregas y la escasez de celdas para baterías

El causante de todos estos problemas, como decimos, es la falta de suministro de celdas para las baterías. El proveedor elegido por Audi es LG Chem, el mismo del que dependen otros fabricantes como Porsche para el Taycan o Jaguar para el I-Pace. Audi podría no ser, por tanto, el único fabricante afectado por este problema durante los próximos meses.

Esta escasez de celdas para las baterías está obligando a Audi a limitar la producción del e-tron en la planta de Bruselas, con turnos de trabajo de solo 6 horas diarias. Además, según algunas fuentes, la firma alemana habría decidido retrasar también el lanzamiento del e-tron Sportback previsto inicialmente para este mismo año. Así, tras este reajuste en los planes iniciales de la compañía, este modelo no llegará hasta 2020.