SEAT acaba de anunciar una variante TGI para el León, y la cual recurre al GNC como segundo sustento de vida capaz de ofrecer hasta 500 km de autonomía.

El mundo automovilístico se encuentra en pleno auge, una tesitura provocada por la constante aparición de alternativas a la gasolina. Firmas como SEAT llevan desde hace tiempo mostrando sus claras intenciones de ofrecer un tipo de mecánicas más comprometidas con el medioambiente, y las cuales se amparan bajo la denominación TGI. Después de ver cómo la firma española aplicaba dicha fórmula sobre el Ibiza, ha decidido dar el paso para presentar al León TGI, una variante híbrida del compacto capaz de admitir tanto Gas Natural Comprimido (GNC) como gasolina y que llega ahora para revolucionar el mercado.

Con esta premisa, el actual SEAT León está dispuesto a echarle un intenso pulso no solo a los vehículos 100% eléctricos, sino también a los híbridos tradicionales. De esta forma, la firma busca mantener en pleno auge a los motores de combustión y demostrar que será posible una sana y pacifica convivencia entre estos y aquellos nuevos sustentos de vida que llegarán con el paso del tiempo.

Un propulsor con GNC dispuesto a satisfacer nuestras necesidades

Seguro que aún son muchos los que se muestran escépticos ante el uso de este nuevo combustible, pero SEAT asegura unas prestaciones dispuestas a cubrir las necesidades de nuestro día a día sin padecer en el intento. Para ello, los ingenieros de la firma han tomado como base al propulsor 1.5 TSI de gasolina y, tras una serie de modificaciones tanto en las válvulas como en los pistones, ha sido posible que este también admita GNC.

De esta forma, el Nuevo León TGI obsequiará a sus usuarios con la posibilidad tanto de recurrir al Gas Natural Comprimido como a la gasolina, un maridaje perfecto para obtener una mayor autonomía y gozar de un importante ahorro. Al mismo tiempo, a estos dos rasgos se le une las prestaciones del León, las cuales se ven reflejadas en los 130 CV y 200 Nm de par que declara.

Hasta 500 kilómetros de autonomía recurriendo exclusivamente al GNC

La presencia de este segundo combustible no solo nos ayudará a disfrutar de un menor desembolso a la hora de saciar la sed de nuestro León TGI, sino también a cubrir largas distancias sin la necesidad de gastar ni una sola gota de combustible. Esto es posible a la presencia del GNC, un sustento de vida que, en el caso del SEAT León, se encuentra almacenado bajo el maletero en dos tanques que declaran una capacidad de 17,7 kg.

Gracias a estos y sus dimensiones, podremos disfrutar de hasta 500 kilómetros de autonomía de GNC, una distancia que nos permitirá cubrir prácticamente todo desplazamiento urbano e incluso alguna escapada de larga duración. De esta forma, SEAT pretende demostrarnos sus claras intenciones de ofrecernos una serie de vehículos menos contaminantes pero que, al mismo tiempo, sean capaces de mantener intactas una serie de condiciones propicias para superar el día a día sin miramientos.