Los reguladores europeos estarían considerando relajar las restricciones que impiden la homologación de funciones de conducción autónoma como Smart Summon

La legislación vigente actualmente en Europa está suponiendo un freno al avance de la conducción autónoma. Así, mientras algunas funciones del Autopilot de Tesla como Smart Summon ya están operativas en Estados Unidos y Canadá, en Europa la situación es muy distinta.

Lo mismo ocurre con Navegar en Autopilot, una función que permite circular de forma semi-autónoma por autopistas y en la que el vehículo es incluso capaz de decidir cuál es el carril más adecuado para llegar al destino. Utilizando esta función, los propietarios de un Tesla en Europa tienen que hacer frente a algunas limitaciones que no existen en otros mercados.

Tesla Smart Summon

Afortunadamente, esta situación podría cambiar a corto o medio plazo, si finalmente fructifica una proposición presentada ante los organismos europeos por la Asociación Europea de Electromovilidad (AVERE).

Es necesario que la normativa europea se adapte a la realidad del mercado

La reglamentación europea actualmente vigente, que afecta a las funciones de conducción autónoma, tiene como objetivo que los conductores europeos puedan disfrutar de una experiencia de conducción segura. Sin embargo, el continuo avance tecnológico obliga a una revisión en profundidad de esta normativa.

Un ejemplo de esto que decimos es que actualmente en Europa, los vehículos solo pueden realizar cambios de carril de forma autónoma siempre que hayan recibido antes una confirmación del conductor, y únicamente durante los 5 segundos siguientes a esa confirmación.

Tesla Navigate Autopilot

Esta limitación, que seguramente se estableció con la intención de lograr una conducción más segura, en la realidad logra justamente el efecto contrario. Muchos propietarios de un Tesla en Europa se quejan de que, si el vehículo no completa el cambio de carril en esos cinco segundos, acaba realizando una maniobra en falso que puede llegar a ser más peligrosa.

En relación a este problema en concreto, la proposición presentada por AVERE sugiere cuadriplicar el tiempo del que dispone el vehículo para realizar un cambio de carril, dejándolo en veinte segundos en vez de en cinco.

La seguridad que se pretende proteger acaba estando en riesgo

Adicionalmente, la legislación europea también prohibe que el vehículo tome de forma autónoma curvas excesivamente cerradas aunque sea capaz de hacerlo. Una vez más, esta normativa supone de nuevo un riesgo innecesario, ya que al llegar a una curva cerrada el Autopilot de Tesla se desconecta en vez de continuar.

Así, en una situación como esta en la que el conductor haya sufrido un desmayo, el vehículo acabará saliéndose de la carretera en la curva, en vez de continuar y detenerse poco después al detectar que el conductor no tiene las manos sobre el volante.

Tesla Model3 Blue Smart Summon

Si todo va bien, Smart Summon podría llegar finalmente a Europa

Lo mismo ocurre actualmente con Smart Summon. En Europa no está permitido que ningún vehículo circule si el conductor no está a los mandos del mismo en su interior. Una restricción que a día de hoy carece de sentido y frena el avance tecnológico.

Si finalmente sale adelante la propuesta presentada por AVERE, las autoridades europeas podrían al menos relajar algunas de estas restricciones, para que la conducción autónoma en Europa pueda evolucionar a un ritmo similar al de otros mercados.