Instalar una dashcam adicional no será ya necesario para aquellos usuarios que quieran acceder al vídeo en caso de accidente

Todos los vehículos que comercializa actualmente Tesla -Model S, Model X y Model 3- cuentan con 8 cámaras destinadas a proporcionar una visión de 360 grados para la función Autopilot de conducción autónoma. En la zona superior del parabrisas se sitúan tres de estas cámaras, otra en la parte trasera, una en cada espejo retrovisor lateral, y otra más en cada uno de los pilares laterales entre las puertas.

A día de hoy el Autopilot de Tesla no hace uso de estas 8 cámaras, pero todos los Tesla que se comercializan desde hace ya algún tiempo las integran con la intención de poderles sacar partido algún día con una futura actualización de software que mejore las capacidades de conducción autónoma del vehículo.

El hecho de contar con 8 cámaras integradas de serie no ha evitado, sin embargo, que muchos propietarios de un Tesla tengan que instalar una dashcam adicional si quieren poder acceder al vídeo grabado en caso de sufrir algún incidente con el vehículo. Algo que aunque no parece tener mucho sentido, resultaba la única opción posible.

Se ha hecho esperar

Durante bastante tiempo un buen número de usuarios han reclamado a Tesla que permita emplear alguna de las cámaras frontales como dashcam, algo que tras mucha insistencia finalmente llegará con la próxima actualización de software del vehículo a la versión 9 disponible este próximo mes.

El propio Elon Musk lo ha anunciado en Twitter, su red social favorita, asegurando que los ingenieros de la compañía están ya realizando los últimos tests a la versión 9 del software antes de su lanzamiento.

Tesla ya usa estas cámaras como dashcam

Lo cierto es que Tesla ya utiliza actualmente algunas de las cámaras de sus coches como dashcam, pero las emplea para su uso particular y no permite al propietario acceder a la grabación. Cuando un vehículo Tesla sufre un accidente, éste guarda una grabación del momento de la colisión, a la que posteriormente puede acceder Tesla descargando el vídeo mediante la conexión LTE del propio vehículo.

Elon Musk prometió ya durante el verano de 2017 que la posibilidad de utilizar las cámaras del Autopilot como dashcam “iba a llegar pronto”. El desarrollo del software para el Model 3 ha supuesto, sin embargo, un gran esfuerzo para los ingenieros de Tesla, y éste parece ser el motivo que ha retrasado el lanzamiento de la versión 9 del software que incluye esta funcionalidad.

Finalmente, si Musk no incumple esta vez su promesa, a partir de este próximo mes los propietarios de un Tesla que deseen disponer de una dashcam en su vehículo no se verán obligados a realizar una costosa instalación, que puede suponer en algunos casos una inversión de hasta 1000 euros.