Tesla es uno de los pioneros en la tecnología de la conducción autónoma. Sin embargo, con este curioso caso, se ha demostrado que todavía le queda mucho camino…

Tesla es una de las compañías de coches más tecnológicas del planeta. Su visión y ambiciones de adelantarse al futuro de la movilidad le han cosechado muchos éxitos los últimos años.

Tesla Cono 2

La conducción autónoma es una de esas tecnologías que definirán la forma de transportarse en el futuro. Sin embargo, y con este curioso caso que nos viene desde Portugal, una vez más, y pese al intento de las compañías de «sacar pecho» con sus supuestas I.As, se ha visto que le queda mucho recorrido a esta tecnología…

En este vídeo que se ha compartido en Twitter, se puede ver cómo esta pareja de portugueses discuten acerca del sistema «Autopilot» de Tesla.

Al parecer, en una primera instancia, dicho sistema identifica al niño que tienen delante como un cono, lo que nos da una pista de que una de las primeras fases de identificación de esta tecnología se basa en el color.

Tesla Cono 1

Cuando el vehículo se acerca un poco más, finálmente detecta que se trata de una persona y aplica las maniobras correspondientes para esquivarlo. En cualquier caso, y al tratarse en primera instancia de un objeto, el vehículo también tomaría las maniobras evasivas correspondientes.

Sin embargo, es preocupante ver, como un sistema que supuestamente goza de un nivel alto de conducción autónoma, no es capaz de reconocer a un ser humano por un error en la identificación de color, a una distancia ya, muy cercana.

No han sido pocos los incidentes que esta ineficiente tecnología ha causado. De hecho la empresa Uber, ya ha tenido que ir a juicio por el accidente mortal de una ciclista recientemente, en Estados Unidos… Todo ello por un sistema de conducción autónoma deficiente.

Uber Autónomo 1 Accidente 1

No me cansaré de repetir que este tipo de tecnología no debería estar disponible hasta que sea realmente infalible. Dar este tipo de «poder» al consumir medio, que ni siquiera entiende el funcionamiento de sistemas informáticos básicos, es una auténtica locura y una irresponsabilidad por parte de los constructores.