En menos de 2 años Tesla planea poner a la venta un vehículo de la marca sin volante que podrá agregarse a la red de Robotaxis de la compañía

Tal y como os contamos en una entrada anterior, Tesla celebró este lunes un evento para inversores en el que dio a conocer sus planes de cara al futuro relacionados con la conducción autónoma.

La compañía afirmó que a finales de este mismo año tendrá listo el software necesario para que la conducción autónoma total sea una realidad. Ya en 2020, espera que las autoridades reguladoras permitan circular a sus coches de forma totalmente autónoma, sin necesidad de que un humano preste atención a la carretera.

Llegados a este punto, Tesla pretende crear una red de Robotaxis, de modo que cualquier propietario pueda sacar partido de su vehículo cuando no lo utilice, ganando dinero con él.

AdvertisementAdvertisement

El volante tiene los días contados

Los planes de Tesla son tan ambiciosos que planean eliminar el volante -y los pedales- en los vehículos de su flota de Robotaxis. Durante el evento Elon Musk llegó a asegurar que, una vez que la conducción autónoma total sea una realidad, serán los propios usuarios los que pedirán que se elimine el volante al ser totalmente innecesario. Algo que no será complicado, dijo, pues solo tendrán que «borrarlo».

«Creo que habrá un periodo de transición en el que la gente podrá tomar el control de un Robotaxi, pero una vez que los reguladores den el visto bueno, simplemente borraremos el volante».

Musk aseguró que la probabilidad de que el volante acabe desapareciendo en los vehículos de la marca es del 100 por 100, y que incluso ofrecerán la posibilidad de eliminarlo de aquellos Tesla que fueron comprados con anterioridad y lo integrasen de serie. En su opinión será una opción muy demanda, ya que la gente acabará exigiendo que no se permita que un humano pueda conducir «una peligrosa máquina de muerte de 2 toneladas«, haciendo así referencia a la superioridad de la conducción autónoma total.

Quitar el volante reducirá además los costes

Musk también mencionó la reducción de costes que supondrá la eliminación del volante, lo que hará que sea aún más rentable para el propietario de un Tesla utilizarlo como Robotaxi. Musk cree que un Model 3 agregado a la red de Tesla podrá generar unos 30 mil dólares brutos al año como Robotaxi. Teniendo en cuenta que su coste actualmente es de unos 50 mil dólares, a partir del segundo año la inversión estará amortizada y comenzará a generar beneficio al propietario.

Lo cierto es que, por muy bien que funcione la conducción autónoma total, nos resulta complicado hacernos a la idea de comprar un vehículo que venga sin volante, aunque solo sea para usarlo en momentos muy puntuales. Pero quién sabe… quizás Elon Musk tenga razón. ¿Tú cómo lo ves?