Tesla ha anunciado importantes mejoras en las unidades del Model S y Model X que están saliendo ya de la cadena de producción

La puesta a la venta del Model 3, una vez superados los problemas iniciales de producción, ha dejado a los modelos de lujo de la marca en una difícil situación que se ha agravado aún más estos últimos meses.

Competir con el Model 3 no solo está siendo complicado para los vehículos eléctricos de otras marcas, sino también para el Model S y Model X de la propia Tesla. Por un precio más reducido, el Model 3 ofrece un diseño interior mucho más moderno y minimalista, un rendimiento y autonomía que aún siendo algo inferior es más que suficiente para la gran mayoría, y además es capaz de recargar mucho más rápido en los Supercargadores V3 de Tesla, llegando hasta los 250 kW.

Ante esta situación y para evitar que las ventas del Model S y Model X se hundieran, Tesla realizó hace algunas semanas una importante reducción en el precio de todas las versiones de estos dos modelos. Sin embargo, eso no parece haber sido suficiente; y lo cierto es que los continuos rumores sobre una importante renovación tanto del Model S como del Model X tampoco han ayudado a evitar esta caída en las ventas.

AdvertisementAdvertisement

Mejoras esenciales para mantener la competitividad del Model S y Model X

Aunque no se trata de esa gran renovación que muchos esperaban, que incluiría también un nuevo interior más parecido al del Model 3, Tesla acaba de anunciar importantes mejoras, tanto para el Model S como para el Model X, que quizás puedan ayudar a mejorar sus ventas durante los próximos meses.

Todos los nuevos Model S y Model X que están saliendo actualmente de la cadena de producción cuentan ya con estas mejoras, que incluyen nuevos motores más eficientes, nuevas suspensiones, y un incremento en la velocidad de recarga en los Supercargadores V3.

Motores más eficientes que incrementan la autonomía

Respecto a los motores, Tesla asegura que ahora son mucho más eficientes, lo que ha permitido mejorar la autonomía en un 10 por ciento sin modificar la capacidad de la batería. La compañía americana explica que esta mejora en la eficiencia es doble, ya que se ha reducido el consumo de energía al acelerar, pero también se ha incrementado la cantidad de energía que se recupera al frenar o reducir la marcha.

Como resultado de todo esto, la versión Long Range del Model S ofrece ahora nada más y nada menos que 610 km de autonomía bajo el ciclo de homologación WLTP, mientras que la versión Standard Range ofrece unos más que respetables 450 km.

Tesla ha integrado también una nueva suspensión adaptativa, que mejora notablemente el confort cuando se circula en autopista o con el Autopilot, además de incrementar la capacidad de respuesta cuando la conducción es más dinámica.

Recargas mucho más rápidas en Supercargadores V3

Y por último, estos nuevos vehículos son ahora capaces de cargar a una potencia máxima de hasta 200 kW en Supercargadores V3 y 145 kW en Supercargadores V2. Esto ha sido posible gracias a un nuevo sistema de refrigeración de la batería más eficiente, que permite incrementar la potencia de carga sin que por ello se incremente en exceso la temperatura de la batería.

Ahora solo falta esperar y ver si todas estas mejoras son suficientes para animar las ventas del Model S y Model X durante los próximos meses, o los consumidores siguen esperando esa necesaria renovación del diseño interior de estos vehículos.