La suspensión ajustable está disponible de serie en el Model S y Model X, pero no en el Model 3 ni siquiera como opción

Cuando Tesla inició la producción del Model 3 en 2017, lo hizo con la promesa de que una versión con suspensión ajustable en altura estaría disponible en unos 6 meses. Esto es algo que ocurriría con la versión Dual Motor, ya que inicialmente solo se comercializaba con tracción trasera.

El tiempo fue pasando, y esa versión Dual Motor no llegó hasta pasado un año. Las graves dificultades a las que tuvo que hacer frente Tesla durante algún tiempo para lograr incrementar la producción tuvieron la culpa.

Sin embargo, cuando finalmente comenzó a comercializarse la versión Dual Motor del Model 3, de aquella prometida suspensión ajustable como opción seguía sin haber ni rastro. Tesla estuvo realmente trabajando en esta posibilidad, e incluso estuvo realizando pruebas en pista con una versión que la incluía, pero no llegó a materializarse en una opción real.

AdvertisementAdvertisement

Solo para el Model S y Model X

Tanto el Model S como el Model X cuentan actualmente con esta suspensión ajustable de serie, o como Tesla la denomina suspensión inteligente. Esto permite ajustar su altura según las condiciones del terreno, mejorando las sensaciones al volante, la eficiencia y el confort en carretera.

Así, por ejemplo, se puede incrementar la altura de la suspensión para superar la pendiente de la rampa de acceso al garaje sin golpear los bajos del vehículo, o cuando se circula por un camino forestal. Mientras que al circular por autopista se puede reducir su altura para reducir la resistencia al aire y, por tanto, el consumo de energía.

Tesla utiliza además el GPS del vehículo para adaptar la altura de la suspensión de forma automática cada vez que se vuelve a pasar por un punto concreto, por lo que solo es necesario realizar el ajuste una única vez.

La suspensión ajustable en el Model 3 ha sido descartada

Todas estas ventajas que ofrece este tipo de suspensión han sido hasta ahora, como decimos, exclusivas del Model S y Model X, quedando el Model 3 al margen. Una situación que, finalmente y a pesar de lo prometido por la compañía en un primer momento, se va a mantener de forma indefinida. Elon Musk, el CEO de la compañía, ha confirmado que la posibilidad de instalar una suspensión ajustable en el Model 3 está ahora mismo totalmente descartada.

Aunque Tesla no ha ofrecido ninguna explicación sobre el motivo que ha llevado a la compañía a tomar esta decisión, la reciente caída en las ventas del Model S y del Model X podrían tener parte de la culpa. La firma americana necesita mantener, e incluso incrementar, la diferenciación de estos dos modelos respecto al Model 3 y al futuro Model Y. Mantener la suspensión ajustable como una característica exclusiva es una buena forma de lograrlo.

De este modo, aquellos que quieran disfrutar de las ventajas que ofrece esta suspensión ajustable tienen un motivo más para considerar la compra de uno de los modelos premium de la marca.