Los resultados de este test reflejan que Tesla tiene una importante ventaja competitiva, ya que la eficiencia energética de sus vehículos es notablemente superior

Durante estos últimos años no han faltado los que afirmaban que el éxito de Tesla se debía en gran medida a la falta de competencia. Los grandes fabricantes, con décadas de experiencia en el sector del automóvil, se han mantenido recelosos durante años a la hora de apostar por el vehículo eléctrico y han preferido seguir amortizando las inversiones realizadas en el desarrollo de nuevos motores de combustión.

Esa situación por fin está empezando a cambiar, Tesla ya tiene competencia a la que enfrentarse y en los próximos meses va a tener mucha más. En 2019 deberíamos, por tanto, empezar a darle la razón a todos aquellos que pensaban que la firma americana no podría competir con los grandes fabricantes de automóviles, una vez que éstos comenzasen a apostar en serio por el vehículo eléctrico. Sin embargo, la realidad por el momento está siendo muy distinta.

Una prueba realizada en Alemania, enfrentando a un Tesla Model X, un Audi e-tron y un Jaguar I-Pace deja bien claro que la ventaja que tiene Tesla en cuanto a eficiencia es, a día de hoy, enorme.

AdvertisementAdvertisement

Menor consumo en carretera

La prueba ha sido realizada por nextmove, una compañía alemana de alquiler de vehículos eléctricos, con el objetivo de analizar la eficiencia circulando en carretera en condiciones normales. Para ello han enfrentado un Tesla Model X 90D, un Jaguar I-Pace y un Audi e-tron; este último una versión de pre-serie, ya que aún no se comercializa oficialmente en Europa hasta dentro de unas semanas.

La prueba se realizó en un tramo de una Autobahn alemana, entre el aeropuerto de Munich y Landshut. Los tres vehículos circularon en paralelo, para que ninguno tuviese ninguna ventaja aerodinámica, a una velocidad media de 120 km/h.

Los resultados obtenidos al finalizar la prueba no admiten discusión. El Tesla Model X fue el claro vencedor con un consumo medio de 24.8 kWh cada 100 km. El Audi e-tron se situó en segunda posición, pero a bastante distancia, con un consumo energético un 23 por 100 superior que alcanzó los 30.5 kWh cada 100 km. Por último, el Jaguar I-Pace completó el recorrido con un consumo de 31.3 kWh cada 100 km, unas cifras muy cercanas a las del modelo de Audi.

La diferencia en el coeficiente aerodinámico de estos tres vehículos no es mucha, siendo de 0.25 para el Model X, 0.27 para el Audi e-tron y 0.29 para el I-Pace. Por lo que no parece ser un factor decisivo a la hora de explicar estos resultados. El Model X es además algo más grande, lo que debería jugar en su contra. Aunque como vemos no es así.

A mayor eficiencia mayor autonomía

Estos resultados lógicamente tienen su impacto en la autonomía total del vehículo, teniendo en cuenta que los 3 modelos cuentan con una batería de similar capacidad. Así, la autonomía del Model X 90D circulando a 120 km/h por autovía será de unos 339 km; mientras que el e-tron ofrecerá 65 km menos, con 274 km de autonomía, y en el I-Pace será de 272 km.

Como conclusión, resulta bastante evidente que tanto Audi como Jaguar (y probablemente otros muchos fabricantes) tienen todavía mucho trabajo por delante hasta que logren reducir drásticamente el consumo energético de sus vehículos con sistema de propulsión eléctrico. Mientras no lo hagan, Tesla seguirá teniendo una ventaja competitiva importante que dificultará el éxito de sus futuros proyectos.