Esta nueva versión cuenta con la misma batería de 100 kWh, pero menor autonomía, ya que su capacidad está limitada por software

Tesla acaba de incorporar a su catálogo una nueva versión del Model S y Model X, que ha venido además acompañada de un cambio en la denominación de toda la gama. Tras la eliminación a principios de enero de la versión con batería de 75 kWh, era bastante previsible una reestructuración de su oferta de vehículos, que finalmente se acaba de producir.

Si echamos un vistazo a la web de Tesla para Estados Unidos comprobaremos que las versiones 100D y P100D del Model S y Model X han desaparecido. La firma americana ahora ofrece tres versiones distintas: una nueva versión de entrada, otra versión con más autonomía denominada Extended Range y, por último, una versión Performance.

La limitación por software de esta nueva versión podrá desbloquearse

Aunque Tesla ya no hace ningún tipo de mención sobre la capacidad de la batería, siguiendo la misma línea que inició con el Model 3, todas estas versiones incluyen la misma batería de 100 kWh. De este modo la firma americana simplifica su producción, lo que le permitirá reducir costes.

AdvertisementAdvertisement

La autonomía, sin embargo, no es la misma en todos los casos. La versión de entrada, aún contando con la misma batería de 100 kWh, tiene su capacidad limitada por software. No obstante, cualquier propietario de esta versión podrá en cualquier momento de la vida del vehículo desbloquear esta limitación. A partir de entonces, previo pago de 8000 dólares, su vehículo saltará de versión hasta la Extended Range.

La versión de entrada viene, por tanto, a sustituir a la versión eliminada hace algunas semanas con batería de 75 kWh. Sin embargo, aunque Tesla no ha desvelado cuál es la capacidad de la batería disponible para el usuario con esta limitación por software, lo cierto es que su autonomía es superior a la que tenía la versión con batería de 75 kWh. Un dato importante a tener en cuenta.

Nuevas denominaciones siguiendo la línea iniciada con el Model 3

La versión Extended Range es exactamente la misma que el antiguo 100D, la única diferencia es el cambio de nombre y que ahora cuesta 1000 dólares menos.

Por último, en lo más alto de la gama ahora se sitúa la versión Performance, tal y como también ocurre con el Model 3. Esta versión es equivalente al antiguo P100D, pero es algo más barata. Tesla ha separado el Modo Ludicrous que ahora es opcional, cuando antes venía de serie. Esto reduce el precio del vehículo respecto a lo que costaba un P100D a todos aquello que decidan no incluir esta opción.

Cambios también en el configurador

Todos estos cambios han venido además acompañados de un rediseño del configurador del Model S y Model X, que ahora sigue la guía de estilo que ya vimos para el Model 3.

Por ahora, todas estas novedades son aplicables únicamente a la web de Tesla en Estados Unidos. Si echamos un vistazo a la web para España, en el momento de escribir esta entrada el diseño del configurador es el mismo de siempre y siguen, además, estando disponibles únicamente las versiones 100D y P100D. Sin embargo, en pocos días (o incluso horas) esto podría cambiar. Tesla no debería tardar mucho en aplicar estos mismos cambios que ya aparecen para el mercado americano en otros mercados, como es el caso de España.