Tesla pierde a uno de sus fundadores y es que Straubel ha cedido su puesto y pasará a ser asesor de la marca.

JB Straubel ha cedido su puesto de Director Técnico en Tesla a su vicepresidente. Además, Straubel pasará a ser asesor de la marca de coches eléctricos cuyo CEO es Elon Musk. El veterano ejecutivo dejará su cargo como director de tecnología después de unos 15 años, tal y como ha anunciado Elon Musk el pasado miércoles.

Straubel hará la transición a un rol de «asesor principal», según Musk, y no abandonará por completo la compañía. La noticia llega cuando Tesla anunció una pérdida de 408 millones de dólares durante el segundo trimestre de 2019.

«No voy a desaparecer, y solo quería asegurarme de que la gente entienda que eso no fue, ya sabes, falta de confianza en la empresa, el equipo o algo así», ha manifestado Straubel en la comunicación. «Me gustaría agradecer a JB su papel fundamental en la creación y habilitación de Tesla«, ha apuntado el CEO Elon Musk en una llamada con analistas el miércoles por lanoche. «Si no hubiéramos almorzado en 2003, Tesla no existiría, básicamente».

AdvertisementAdvertisement

JB Straubel cambia de rol en Tesla

Drew Baglino, vicepresidente de tecnología, asumirá las responsabilidades de Straubel, ha asegurado Musk, aunque no está claro si está asumiendo formalmente el rol de CTO. «Simplemente diré, ya sabes, obviamente, zapatos grandes, grandes para llenar», ha dicho Baglino.

Es importante destacar que Straubel se unió a Tesla a mediados de la década de los 2000, justo cuando Musk invirtió por primera vez en la startup, fundada por Martin Eberhard y Marc Tarpenning. Él y Musk se refieren retroactivamente a sí mismos como cofundadores.

Straubel es el segundo ejecutivo de C-suite en anunciar un cambio en su papel en una de las llamadas de ganancias de Tesla en los últimos seis meses. El director financiero de mucho tiempo, Deeopak Ahuja, anunció que se retiraría en enero. Tesla también tiene una puerta giratoria bien documentada cuando se trata de ejecutivos de nivel inferior.

En los albores de la creación de Tesla, poco años después de iniciarse el actual milenio, dos jóvenes llamados Elon Musk y JB Straubel se confabularon para revolucionar, no solo la industria de la automoción, sino el concepto de la movilidad personal. Centrándose en la fabricación de los coches y en la energía eléctrica, apostando por innovaciones tecnológicas aún lejanas en la producción masiva de automóviles, los padres fundadores de Tesla vieron en la construcción de coches eléctricos y autónomos el futuro del automovilismo comercial.

Es cierto que la relevancia del primero es prácticamente el mismo ahora que es “solo” CEO de Tesla que antes cuando su cargo era el de presidente pero el caso de JB Straubel es distinto porque su peso en Tesla será poco más que testimonial, si obviamos los pingües beneficios económicos que ser asesor de la marca supone.

El mismo JB Straubel ha declarado que “Ha sido una decisión realmente difícil porque siento que estoy decepcionando a mucha gente”. Pero, también, siento que tengo que vivir la vida. Me encanta inventar y crear y construir cosas, y estoy en paz sabiendo eso de mí mismo y queriendo reorientar mi vida. Estoy desconectando un poco y teniendo un pequeño descanso, pero pronto tendréis nuevas noticias sobre mí”.

Además del impacto que ha provocado su salida en los seguidores y en los trabajadores de Tesla, la otra repercusión de su salida ha sido la caída del valor de las acciones de la empresa en Wall Street. Hasta un 13,6 por ciento que, junto con el balance en negativo del primer semestre de la marca de coches eléctricos, supone uno de los momentos más críticos del constructor en los últimos tiempos.