Toyota ya planea la comercialización de una segunda generación del Mirai en 2020, basado en un sistema de propulsión de pila de hidrógeno

Si hiciésemos una encuesta por la calle, pocos serían los que conocen la existencia del Toyota Mirai. De hecho, es prácticamente imposible encontrarse uno por la calle, salvo en algún evento relacionado con la movilidad sostenible.

El fabricante japonés presentó el primer prototipo de este modelo con pila de hidrógeno en 2011, pero no fue hasta finales de 2014 cuando comenzó a comercializarse en el mercado japonés. Un año más tarde, ya en 2015, llegó finalmente a otros mercados; entre los que se incluyen el estado de California en Estados Unidos, o algunos países del norte de Europa.

Toyota Mirai Concepto

Para hacernos una idea del limitado volumen de ventas del Mirai, basta decir que hasta febrero de 2019 se habían vendido únicamente 6558 unidades de este modelo en todo Estados Unidos. Es decir, una cifra inferior a la producción del Tesla Model 3 en una única semana.

AdvertisementAdvertisement

En Toyota tienen claro que la era del hidrógeno aún no ha llegado, pero mantienen todavía la confianza en que algún día esta tecnología logrará hacerse un hueco en el mercado.

Toyota no tira la toalla con la tecnología de pila de hidrógeno

Durante un reciente evento internacional relacionado con la tecnología basada en el hidrógeno, el jefe de Toyota, Takeshi Uchiyamada, reconoció las catastróficas cifras de ventas actuales del Mirai en comparación con los modelos híbridos o eléctricos. No obstante, en Toyota creen que hay motivos para la esperanza, ya que estiman que el precio de los vehículos con pila de hidrógeno se igualará al de los híbridos en unos 10 años.

Toyota Mirai Back

Ahora mismo el precio del Mirai es ciertamente elevado, rondando los 60 mil euros. Un precio demasiado alto para un vehículo que no ofrece tampoco ningún lujo y que no puede encuadrarse en el segmento premium.

A todo esto hay que sumar además la falta de una adecuada infraestructura de puntos de suministro de hidrógeno, que en muchos países pueden contarse con los dedos de una mano. Y por si esto fuera poco, los últimos incidentes con algunas de estas estaciones han llegado a provocar la falta del suministro de hidrógeno, dejando tirados a los pocos propietarios de este modelo de Toyota.

El Mirai 2020 probablemente siga la línea de diseño de Toyota de estos últimos años

Otro elemento polémico del Mirai es su diseño. Muchos lo consideran excesivamente poco convencional. Sin embargo, desde que el Mirai llegó al mercado otros modelos de la firma japonesa han seguido esta misma línea, de forma incluso más agresiva. Por lo que parece claro que las críticas no han hecho que Toyota se replantee esta decisión.

No sería extraño, por tanto, que la segunda generación del Toyota Mirai que llegará en 2020, tenga una apariencia incluso más radical.