Por el momento se desconoce cómo ha podido producirse este incidente, teniendo en cuenta que se trataba de un I-Pace que estaba aparcado

Aunque es algo bastante improbable, existen algunos casos en los que un vehículo con sistema de propulsión eléctrico y, por tanto, con una batería de iones de litio, acaba en llamas sin que exista una explicación clara. El último de estos casos se ha producido esta pasada semana en Holanda.

Este viernes un Jaguar I-Pace acabó completamente en llamas en mitad de la noche cuando estaba aparcado en la calle. El incidente se produjo en Rumpt, un pueblo cercano a Geldermalsen en Holanda.

Por el momento no existe una explicación que aclare cómo un vehículo aparcado, que ni siquiera estaba circulando, ha podido acabar en llamas. La parte positiva es que al menos el fabricante, Jaguar en este caso, no se ha hecho de rogar y ya han recogido el vehículo e iniciado una investigación junto a las autoridades locales.

Hay que ser cautos

Se trata del primer caso reportado de un I-Pace que acaba incendiándose. Como puede verse en la imagen al inicio de esta entrada, el fuego se inició en la parte delantera del vehículo. Si tenemos en cuenta que la batería va instalada en el suelo, entre ambos ejes, quizás en este caso la batería podría no ser la causante del incendio. En cualquier caso, habrá que esperar a los resultados de la investigación.

Los casos de vehículos eléctricos que acaban incendiándose suelen ocupar un buen número de portadas en los medios, al tratarse de una tecnología completamente nueva. Esto no debería, sin embargo, confundirnos haciéndonos pensar que son más inseguros que los vehículos tradicionales con motor de combustión. Según Tesla, la probabilidad de que uno de sus vehículos se incendie es 10 veces inferior a la de cualquier vehículo con motor de combustión. Solo hay que echar un vistazo a las estadísticas.

Un I-Pace incendiado de menos de 5000 en total

El caso que ahora nos ocupa requiere, no obstante, una especial atención. No debemos olvidar que a día de hoy Jaguar ha entregado menos de 5000 I-Pace en todo el mundo, por lo que sería bastante preocupante si surgiesen nuevos casos y se mantuviese en el tiempo esta proporción.

Por el momento lo más responsable es no sacar conclusiones precipitadas y esperar a los resultados de la investigación. Por ejemplo, no está claro todavía si, quizás, el vehículo podría estar recargando la batería en el momento del incendio. Las autoridades tampoco descartan la posibilidad de que haya sido un simple acto de vandalismo.