La firma alemana considera que esto es algo que se producirá cuando el precio del vehículo eléctrico sea similar al de combustión

Tras el duro golpe para la reputación de la compañía que supuso el Dieselgate, la firma alemana parece tener muy claro cuál es el camino a seguir durante la próxima década. Tanto es así, que se ha convertido en uno de los fabricantes del sector del automóvil más comprometidos con el vehículo eléctrico.

Prueba de ello son las recientes declaraciones de un alto ejecutivo de la compañía, en las que muestra su confianza en que la adopción del vehículo eléctrico va a aumentar radicalmente en muy poco tiempo.

En una entrevista para el medio Automotive News, el Vicepresidente del Grupo Volkswagen, Reinhard Fischer, aseguró estar convencido de que el punto de inflexión en la adopción del vehículo eléctrico está muy cerca; y esto es algo que ocurrirá cuando su precio se iguale al de los vehículos de combustión.

Advertisement

El futuro es eléctrico

Es precisamente por este motivo que Volkswagen está realizando una fuerte inversión, con el objetivo final de ampliar drásticamente su capacidad de producción de vehículos eléctricos. Esto permitirá a la compañía producir entre 2 y 3 millones de unidades al año a partir de 2025.

Fischer considera que es posible que muchos clientes tengan miedo al cambio, pero una vez superado ese miedo se darán cuenta de que esa es la elección correcta. No cree además que vaya a ser demasiado complicado convencerlos, ya que solo es cuestión de ponerse a hacer números. Desde ese mismo momento se darán cuenta de que los costes asociados son aproximadamente la mitad que con un vehículo de combustión.

Así mismo, asegura que Volkswagen ha estado estudiando qué es lo que frena a sus clientes a la hora de decidirse a comprar un eléctrico. La conclusión final de este estudio, aunque reconoce la existencia de algunas barreras, es que éstas no son en absoluto insalvables.

Algunas ideas equivacodas sobre el vehículo eléctrico

Así, por ejemplo, y aunque pueda sonar a broma, algunas de las personas consultadas han manifestado su miedo a conducir un vehículo eléctrico si tienen que cruzar una zona ligeramente inundada después de una tormenta. Durante mucho tiempo se nos ha dicho que la electricidad y el agua no se llevan nada bien. Algo que es totalmente cierto, pero que no afecta en absoluto a un vehículo eléctrico pues todos sus componentes están perfectamente aislados.

Otro problema detectado por este estudio es la ansiedad que genera la ausencia de un punto de carga cercano cuando se necesita. Respecto a este asunto, Fischer asegura que esto no es algo nuevo. Hace 100 años la gasolina se vendía en farmacias y hoy hay millones de gasolineras alrededor del mundo. Esto es exactamente lo que va a ocurrir con los puntos de carga para vehículos eléctricos, ha concluido.