Son una alternativa con muchas ventajas frente a los coches híbridos y eléctricos si buscas un vehículo con etiqueta ECO. Y sus ventas aumentan sin parar. ¿Conoces los coches de GLP AutoGas?

1.- El GLP AutoGas es el combustible alternativo más utilizado en el mundo

Sí, tal y como lo estás leyendo. El AutoGas o GLP es, hoy por hoy, el combustible alternativo a los carburantes convencionales –la gasolina y el gasóleo– más utilizado en todo el mundo. En la actualidad, más de 25 millones de vehículos funcionan con GLP AutoGas. De ellos, unos 15 millones circulan por Europa, y en nuestro país son ya alrededor de 60.000. Marcas como SsangYong cuentan en su gama con una oferta de vehículos ECO, como los Tívoli y XLV GLP AutoGas, que funcionan con este combustible ecológico.

2.- Las ventas de coches con GLP AutoGas no paran de crecer

En el mercado español, las ventas de coches con GLP AutoGas alcanzaron una cuota en las matriculaciones nuevas del 1,2% sobre el total, con más de 17.000 unidades comercializadas. Esta cifra supone multiplicar por cinco las ventas de coches con este combustible registradas el año anterior. Como dato curioso, en el año 2009 apenas se vendieron en España 3 coches con GLP.

Las ventas actuales de coches con GLP se distancian así de las de los vehículos eléctricos. Y también de los coches que funcionan con Gas Natural GNC, cuya cuota de mercado se queda en la actualidad por debajo del 0,3%.

3.- Los coches GLP son una de las formas más accesibles de contar con un coche con etiqueta ECO

Actualmente existen distintos tipos de vehículos que permiten acceder a la etiqueta ECO que otorga la DGT y a todas las ventajas que ello conlleva. Entre ellos, los coches bi-fuel son la alternativa más asequible, y una de las que más ahorro aporta en coste por kilómetro recorrido. Además, es una de las medidas más eficaces para reducir el gasto en combustible.

Se trata de vehículos con motor de combustión de gasolina preparados para funcionar con gas licuado del petróleo (GLP AutoGas). Estos coches ofrecen, por lo general, una posibilidad más accesible de contar con un coche con etiqueta ECO, frente a los vehículos híbridos enchufables (PHEV) con autonomía en modo eléctrico inferior a los 40 km, y a los híbridos no enchufables (HEV), entre los cuales también entran algunos vehículos con la denominada tecnología de hibridación ligera Mild-Hybrid.

Un coche de GLP AutoGas puede tener un coste de hasta un 50% inferior al de un coche eléctrico, si consideramos potencia y prestaciones similares, y entre un 20 y un 30 por ciento menos que un híbrido.

4.- Cuestan algo más, pero lo amortizas enseguida

Un coche con motor de gasolina preparado para funcionar con GLP AutoGas tiene un coste algo mayor, debido a la instalación necesaria para convertir el coche en bi-fuel (AutoGas/Gasolina). Ten en cuenta que es necesario instalar los depósitos de gas, canalizaciones, sensores, válvulas… En la gama ECO de SsangYong, por ejemplo, este sobrecoste se cifra desde los 1.750 euros en el caso de los Tívoli GLP AutoGas, frente a las versiones con motor de gasolina.

Pero como el ahorro puede cifrarse en hasta un 40%, gracias al menor coste del AutoGas, la amortización de esa inversión se realiza enseguida. Dependiendo del tipo de utilización que se haga del vehículo, esta amortización se produce en torno a los 25.000 km. Pero hay que tener en cuenta que en realidad la amortización llega desde el primer kilómetro, pues disfrutarás de todas las ventajas adicionales de los vehículos clasificados con la etiqueta ECO de la DGT.

5.- La combustión del AutoGas es mucho más limpia que la de la gasolina

Otro de los puntos a favor del GLP AutoGas: su combustión resulta mucho más limpia que la de los carburantes convencionales. Se trata de un hidrocarburo, por lo que las moléculas que lo componen contienen hidrógeno y carbono. Al combinarse con el oxígeno durante la combustión, se produce dióxido de carbono y agua.

Pero a diferencia de la gasolina o el gasóleo, el GLP no contiene las impurezas presentes en estos últimos (distintas naftas, azufres, etc), que producen residuos sólidos y gaseosos que resultan doblemente perjudiciales: para la atmósfera al ensuciar el aire, y para el motor, al dejar depósitos que se mezclan con el aceite y reducen el rendimiento y la duración del mismo. En términos generales, puede decirse que un coche de GLP reduce hasta un 96% las emisiones de óxidos de nitrógeno respecto a un diésel y un 15% las de dióxido de carbono frente a la gasolina.

6.- Existen más de 600 puntos de repostaje en España

Y la cifra continúa aumentando. Según datos del mes de abril de año pasado, existen 603 puntos de recarga de AutoGas en estaciones de servicio convencionales en nuestro país, frente a las 57 de gas natural, y los 876 puntos de recarga públicos para vehículos eléctricos. Y la cifra seguirá aumentando progresivamente. Repsol es el operador que más puntos de suministro tiene, con alrededor de 390 estaciones de servicio con AutoGas en España.

En Europa se puede repostar en 33.000 estaciones de servicio que suministran GLP AutoGas.

7.- No hay diferencias entre conducir con AutoGas o en modo gasolina

Cuando te desplaces con un coche de GLP AutoGas puedes elegir el combustible que quieres utilizar. En conducción normal no se nota diferencia alguna, por lo que tu vehículo no pierde prestaciones ni te obliga a cambiar tu estilo de conducción. La única diferencia la notarás al pasar por la estación de servicio. Los coches de GLP AutoGas cuentan con dos depósitos, por lo que prácticamente pueden llegar a duplicar su autonomía.

En la gama ECO de SsangYong, por ejemplo, los Tívoli y XLV GLP AutoGas tienen un depósito de gas que permite almacenar hasta 62 litros de GLP. Los vehículos AutoGas funcionan con GLP de manera indistinta, y proporciona una gran autonomía, permitiendo recorrer hasta 1.200 kms sin repostar.

8.- Tienes un SUV de SsangYong con GLP AutoGas desde 13.850 euros

Por menos de 14.000 euros, teniendo en cuenta los actuales descuentos en vigor, puedes acceder a un SsangYong Tívoli, con motor 1.6 de 128 CV. No hay otro SUV en el mercado con las características del Tívoli que ofrezca un precio más competitivo. La gama cuenta con versiones de acabado Line, Premium y Limited, y se puede optar por el cambio automático en el nivel superior.

SsangYong Tivoli

Con el mismo motor y la misma estructura de versiones de equipamiento, la gama SsangYong XLV parte desde un precio base de 17.450 euros. En cualquiera de los dos, el hecho de contar con la instalación para funcionar con GLP AutoGas no resta versatilidad de uso: el compacto Tívoli ofrece un maletero de 423 litros de capacidad, mientras que el XLV, de planteamiento más familiar, alcanza los 720 litros.