En los próximos 2 años el servicio de transportes de Barcelona incorporará a su flota 254 nuevos autobuses urbanos, de los que 116 serán eléctricos

Los altos niveles de contaminación de algunas grandes ciudades requieren medidas urgentes, y una de las medidas que pueden tomarse para tratar de solucionar este problema, o al menos reducirlo, es la sustitución de los viejos autobuses urbanos con motores diésel por otros nuevos, en este caso eléctricos.

Esta es precisamente la decisión que están tomando los servicios de transporte urbano de diversas ciudades españolas. Así, por ejemplo, hace tan solo unos días nos hacíamos eco de la compra de 15 autobuses eléctricos, ya en servicio, del fabricante chino BYD en Badajoz. La ciudad extremeña se había convertido así en la ciudad española con la mayor flota de autobuses urbanos eléctricos en la actualidad.

El auge en la electrificación de los servicios de transporte va a evitar, sin embargo, que Badajoz pueda seguir presumiendo durante mucho más tiempo de tener la mayor flota de autobuses eléctricos de España. Un título que pronto va a recaer en la ciudad de Barcelona, que está a punto de hacerse con más de 100 autobuses eléctricos para renovar su flota.

Advertisement

Este plan permitirá la retirada de viejos autobuses urbanos con motor diésel

El Banco Europeo de Inversiones (EIB) acaba de confirmar en una nota de prensa la concesión de un préstamo de 73.5 millones de euros al servicio de transportes de la ciudad condal, destinado a la compra de 254 nuevos autobuses mucho menos contaminantes. Estos nuevos autobuses sustituirán algunos de los viejos modelos diésel y de gas natural comprimido que aún circulan por la ciudad.

Barcelona contará así con 116 nuevos autobuses totalmente eléctricos, 63 híbridos y 75 de gas natural comprimido; que sumados hacen esos 254 de los que veníamos hablando. Esta renovación incluye también la sustitución de 20 autobuses turísticos de dos pisos con motor diésel por nuevos modelos híbridos.

Los nuevos autobuses empezarán a dar servicio en Barcelona de forma paulatina. A finales de este mismo año está prevista la compra de 105 unidades; en 2020 se sumarán otros 75, y ya en 2021 llegarán 74 más.

Hacia un futuro Cero Emisiones

El préstamo concedido por EIB permitirá acelerar la transición hacia un servicio de transportes Cero Emisiones, mejorando la calidad del aire de la ciudad. Adicionalmente, con la incorporación de estos nuevos autobuses se pretende incentivar el uso del transporte público en detrimento del vehículo privado.

EIB explica además que los fondos recibidos no se dedicarán exclusivamente a la compra de nuevos autobuses, sino también a la construcción de estaciones de carga para los nuevos modelos eléctricos y otras infraestructuras necesarias.

Por último, en la nota de prensa emitida por EIB se destaca que Barcelona no ha sido la única ciudad española que ha recibido financiación con el objetivo de favorecer la transición hacia sistemas de transporte urbano Cero Emisiones; citando también a otras ciudades, como Las Palmas, Palma de Mallorca o Valencia.