Comienzan los test de los vehículos de desarrollo del BMW iNEXT, el primer SUV eléctrico de BMW

El, BMW iNEXT, el SUV eléctrico de BMW, o, como el propio fabricante lo describe, un SAV, del inglés Sports Activity Vehicle, se prepara para su entrada a producción. Una vez presentado al mundo el BMW iNEXT, el siguiente paso es someter a diferentes pruebas de fiabilidad a unas unidades de “laboratorio” en los más variados entornos.

Al igual que hemos visto con otros modelos premium de la marca germana, como fue recientemente, los test de fiabilidad y comportamiento del BMW Serie 8, la que hoy conocemos es la primera fase de los test a los que se serán sometidas las diferentes “mulas” del BMW iNEXT.

Para ello se han recurrido a las condiciones invernales ofrecidas en el centro de pruebas invernales de BMW en Arjeplog (Suecia).

Advertisement

Ni el frío ni la nieve detienen al BMW iNEXT

Con temperaturas bajo cero, los coches de desarrollo se sometieron a temperaturas extremas, con el termómetro marcando cantidades por debajo de los cero grados Celsius, sobre superficies de mínimo agarre los sistemas motrices básicos.

Estas duras condiciones térmicas permiten evaluar el comportamiento del motor eléctrico, de la batería de alta capacidad y de los sistemas propios de la refrigeración de este coche eléctrico.

El trabajo realizado por el conjunto debe ser dirigido a la transmisión del coche. Al tratarse de un vehículo de cuatro ruedas motrices, necesita una gestión inteligente dependiendo de las condiciones de la superficie por donde circula.

Es por ello que el asistente DSC (Dynamic Stability Control) es evaluado con lupa al someter al BMW iNEXT a estos test invernales con temperaturas bajo cero sobre nieve y hielo, donde se analizan sus capacidades motrices.

Además, el análisis en el apoyo en una suspensión específica como es la que incorporan los vehículos de desarrollo de este SUV o SAV, según se entienda, debe garantizar que, aquella configuración que llegue a las unidades de producción, demuestren que las capacidades teóricas se cumplen también en la práctica.

Igualmente, el desarrollo de los niveles conducción autónoma con el que la versión definitiva contará, exige poner a prueba la efectividad de los mismos, incluso, cuando las condiciones climáticas son adversas.

Unas pruebas más que necesarias

Estos test invernales se completarán con otros en condiciones sustancialmente diferentes. El BMW iNEXT se enfrentará a ambientes completamente opuestas y extremas.

De la tierra rota al asfalto, incluso, es posible que, como otros modelos de BMW en fase de desarrollo, dando el salto al exigente Circuito de Nürburgring, los vehículos de test pasarán del frío bajo cero al calor más asfixiante, de la nieve a la lluvia, del aire seco a la humedad…

Todo para que, cuando el modelo que llegará a la cadena de montaje desde 2021, ofrezca una combinación equilibrada entre el confort de su uso sobre asfalto, sus actitudes off-road, sin perder un ápice de eficacia sobre cualquier superficie, siempre demostrando la fiabilidad que se espera en un BMW de alta gama.