La carrera por la electrificación cada vez va ganando más velocidad, por lo que BMW pretende tener un millón de coches electrificados en las carreteras.

BMW Group está inmerso en la carrera por la electrificación, y es que ya hace seis años que lanzó su primer producto 100% eléctrico, el BMW i3. Por tanto, la marca alemana ya tiene experiencia en el sector y tiene un objetivo claro: tener un millón de vehículos eléctricos en las carreteras en 2021.

Así lo declaró Oliver Zipse, presidente del Consejo de Administración de BMW AG en el Salón del Automóvil de Frankfurt: “Para finales de 2021, nuestro objetivo es tener un millón de vehículos electrificados en las carreteras. Ya estamos a la vanguardia de la electromovilidad, ningún fabricante ha entregado más automóviles electrificados a clientes en Alemania en lo que va de año que BMW Group. En Noruega, tres de cada cuatro vehículos nuevos de BMW Group son electrificados”.

Zipse opina que la movilidad eléctrica se desarrollará a diferentes velocidades dependiendo del punto geográfico, puesto que hay grandes diferencias en cuanto a infraestructura. Por ejemplo, las previsiones en China son que más del 50% de las matriculaciones de vehículos nuevos del segmento premium serán eléctricos en el año 2030. Sin embargo, para Europa, la marca espera que sean la mitad.

BMW no sólo se centra en la electrificación

BMW Group es una compañía global, y es que además de seguir optimizando sus motores convencionales, vehículos eléctricos e híbridos enchufables, está desarrollando también coches con pila de combustible de hidrógeno. Esta solución puede ser muy útil para cubrir largas distancias y se espera que la demanda aumente a partir de 2025, aunque lanzará unos cuantos modelos para testear el mercado en 2022. Prueba de ello es la presentación del BMW i Hydrogen Next en el Salón de Frankfurt (no te pierdas todas las novedades de BMW en el Salón de Frankfurt 2019).

BMW ha acelerado el ritmo de expansión de su electromovilidad, puesto que los 25 modelos electrificados planeados para 2025, se adelantarán a 2023. Más de la mitad de estos modelos serán completamente eléctricos, un terreno en el que cobrarán una especial importancia las plataformas modulares.

“Nuestro objetivo es reducir las emisiones significativamente. Para darnos cuenta de esto, debemos concentrarnos en las áreas donde podemos lograr el mayor impacto. Por lo tanto, nos estamos centrando en las siguientes preguntas: ¿Qué trenes de transmisión, tecnologías y servicios querrán nuestros clientes en el futuro? ¿Cómo podemos lograr el mejor resultado para la protección del clima? Lo único que tenemos claro es que BMW está comprometida con el cambio Climático de París”.