Cuando lo que se busca es un todoterreno o un pick up eléctrico americano 100 por 100 los Bollinger B1 y B2 son los mejores

Son lo que se ven y solo esconden una configuración como vehículo eléctrico. Rudos, directos, contundentes y eléctricos, así son los miembros de esta pareja de SUT, porque sí, así los define su creador, el Robert Bollinger.

El propio Robert fue quien, partiendo de la inspiración que todo amante de la conducción off-road puede elevar a los altares a un mito como el Land Rover Defender, diseñó su Sport Utility Truck, un todoterreno eléctrico capaz de no encontrar más límites que los que la capacidad de sus acumuladores limitaran.

Su objetivo era, por un lado, crear un vehículo off-road tan extremo como respetuoso con la atmósfera, capaz de ser fabricado en sus instalaciones en el Estado de Nueva York y que pudiera circular como cualquier otro todoterreno desde las montañas de su Hobart natal por las carreteras que le llevaran el corazón del estado sin necesidad de recargar.

AdvertisementAdvertisement

Así nació la idea y el prototipo del Bollinger, un todoterreno de dos puertas que fue presentado en 2017 y que, incluso, se dice, llegó a seducir al propio Arnold Schwarzenegger , amante y dueño de diferentes vehículos de este calado el cual se interesó por hacer la reserva del modelo definitivo.

Así creció la lista de interesados hasta que, por fin, se presentaron las dos propuestas finales: el Bollinger B1 y B2, un todoterreno y un pick up, respectivamente, capaces de emocionar a los fieles clientes de marcas con solera en la fabricación de este tipo de vehículos como Ford y el espectacular Ranger Raptor que probamos y cuyo test publicamos en nuestra página hermana Top10Motor.

Bollinger B1

A primera vista podría pensarse que el diseño de este todoterreno es obra de un niño al que se le ha dado un folio en blanco y se le ha pedido dibujar lo que entiende él por un coche para actividades off-road.

Pero lejos de la simplicidad, este coche es un ejercicio de genialidad e ingeniería.

Construido en un chasis de aluminio, los paneles planos y el acristalamiento que componen su carrocería facilitan su fabricación, ensamblaje y sustitución o eliminación de manera tan inmediata como si de bajar la capota en un elegante y atractivo deportivo de tipo roadster se tratara.

De otro lado, insertado en el esqueleto del Bollinger B1 se encuentra un esquema de tracción integral gracias a disponer de un motor por cada eje, cuya potencia total se fija en más de 622 CV y un par de más de 900 Nm con una capacidad de remolque superior a los 10.000 Nm, un conjunto asociado a una caja de cambios de dos velocidades, como también presenta el Porsche Taycan.

La batería cuenta con una capacidad de 120 kWh y una autonomía de más de 320 km cuya recarga oscila, dependiendo de la fuente desde una hora y cuarto hasta las 10 horas.

Apto para transportar hasta a 4 pasajeros puede hacer las delicias de los practicantes de las actividades off road gracias a contar con unos ángulos de ataque, salida y ventral de 52, 43 y 30 grados.

Bollinger B2

La transformación del concepto del prototipo del Bollinger de 3 puertas, proyecto que ni el propio Robert Bollinger descarta, fue de SUT a pick up y fue gracias a la adaptación del chasis ya que el esquema motriz y del acumulador energético es idéntico.

Solo su cajón posterior aumenta considerablemente su capacidad de carga hasta 3.200 litros pero limita, relativamente, sus actitudes off road se miden con unos ángulos de ataque, salida y ventral de 52, 25 y 28 grados.

El precio de los hermanos Bollinger

A pesar de que sabemos que su producción en serie empezará en 2020 en ni y que para ambos coches, es posible realizar la reserva, no hay precio oficial ni del Bollinger B1 ni del B2, pero se especula con que partan desde los 50.000 dólares para el primero y cerca de los 60.000 para el segundo.