Cargar un coche eléctrico es tan importante como echarle combustible a un coche con motor de combustión, por lo que nos hemos preguntado si es posible hacerlo en un enchufe doméstico

Los coches eléctricos ya forman parte de nuestras vidas, por lo que cada vez es más habitual ver a estos compañeros silenciosos circular por nuestras calles. De hecho, nosotros ya hemos tenido la oportunidad de probar modelos como el Audi e-tron o el Mercedes-Benz EQC.

Una de las grandes ventajas de estos es que nos harán olvidarnos completamente de las gasolineras, y es que nos la podremos llevar a casa mediante la instalación de un Wallbox. Sin embargo, la pregunta de si es necesario instalarlo se repite con mucha frecuencia. Por lo tanto, la cuestión está muy clara y vamos a resolverla.Volkswagen Wallbox

¿Se puede cargar un coche eléctrico con un enchufe doméstico?

La respuesta es afirmativa, sí podemos cargar un coche eléctrico en un enchufe doméstico, es decir, con el mismo en el que enchufamos el secador de pelo o el cargador del teléfono móvil.

Por si no lo sabíais, este tipo de conectores que se caracterizan por tener dos agujeros redondos en paralelo se denominan Schuko. Son tomas de corriente de tipo monofásico de hasta 16 amperios, aunque lo más normal es que su potencia esté limitada a 10 amperios y 3,7 kW de potencia. Si te parece que estamos hablando en otro idioma, te recomendamos pasarte por nuestro diccionario del coche eléctrico para resolver todas tus dudas.

Enchufe

Puede hacerse, pero con limitaciones:

A pesar de que sí podemos cargar un coche eléctrico con un enchufe doméstico, debemos tener muy claras sus limitaciones:

La principal está muy clara, y es que hacer este tipo de recargas nos llevará mucho más tiempo que hacerlo mediante un dispositivo especialmente diseñado para realizar esta tarea, es decir, un Wallbox.

El motivo principal es la potencia, por lo que lo mejor va a ser que os pongamos un ejemplo. El que escribe esta noticia fue el encargado de probar el Hyundai Kona EV en su versión más potente, es decir, con un motor de 204 CV que se alimentaba de una batería con 64 kWh de capacidad.

Cuando lo cargamos con un Wallbox, la recarga de generoso paquete de baterías se completa en unas 9 horas. Sin embargo, por imposibilidad de disponer de uno de estos dispositivos a mano, me vi obligado a conectarlo en un enchufe doméstico de casa, por lo que tardó más de 24 horas en cargarse completamente.

Por lo tanto, todo depende de la prisa que tengamos y, sobre todo, del tiempo disponible, puesto que no todo el mundo puede permitirse estar más de un día en casa esperando a que su coche eléctrico se cargue.Volkswagen Plant Wolfsburg

¿Es seguro?

Otra de las cuestiones que nos planteamos a veces es si es seguro dejar tanto tiempo conectado el coche. Es cierto que los enchufes domésticos están pensados para cargar durante tanto tiempo seguido un dispositivo del tamaño de un coche eléctrico.

En caso de que el coche exija una mayor intensidad de la que tenemos contratada, podemos provocar una sobrecarga de tensión haciendo que “salten los plomos”. En los casos más extremos, se podría llegar a producir incluso un incendio. A pesar de que la última situación es poco probable, no debemos abusar demasiado de este tipo de recargas.

¿Es más barato?

Para nada, una de las grandes ventajas de los Wallbox es que pueden programarse para recargar en aquellos periodos en los que la demanda de electricidad es más baja y, por tanto, más barata. Esto es completamente imposible con un enchufe doméstico, por lo que las facturas de la luz pueden aumentar considerablemente.

Con todo esto, nuestra recomendación es muy clara: a pesar de que se puede cargar un coche eléctrico con un enchufe doméstico, lo más lógico es hacernos con un Wallbox para realizar las cargas de manera correcta. Incluso hay algunas marcas que incluyen estos dispositivos en la compra de un eléctrico, por lo que si tienes suerte, te lo instalarán gratuitamente en tu casa.