Coche eléctrico vs coche con motor de combustión ¿de verdad sigue siendo rentable?

Coche eléctrico vs coche con motor de combustión ¿de verdad sigue siendo rentable?

Escrito por: Victor Alós    12 noviembre 2021     4 minutos

Los coches eléctricos quieren imponerse a los coches con motor de combustión, pero, ¿resulta rentable un coche eléctrico?

Desde que los coches eléctricos llegaron al mercado hace unos años, ha surgio la eterna pregunta: ¿de verdad es rentable este tipo de vehículos? Desde luego, la industria tiene claro que debe virar hacia la movilidad eléctrica, pero la crisis del suministro energético que estamos viviendo en 2021 hace que todo sea muy confuso. ¿Sigue siendo rentable tener un coche eléctrico con estos precios?

La respuesta corta es , pero quizá esta respuesta tenga tantas aristas que es complicado ofrecer una una afirmación tan contundente. La rentabilidad de un vehículo eléctrico es proporcional al uso que se le da. Un vehículo eléctrico puede resultar muy poco adecuado para trayectos cortos y ocasionales. Pero un coche con motor ICE tampoco puede ser muy interesante en ese caso.

Carga Porsche (4)

Precios más elevados, costes más reducidos

Hay un dato importante que se ha de tener en cuenta. Y es que el precio de un coche eléctrico es bastante superior al de ese mismo coche con motor de combustión. Aún y cuando hay ayudas para la compra de un coche eléctrico, estos continúan siendo mucho más caros.

Pero hay factores que permiten que ese precio más elevado pueda diluirse a lo largo del tiempo de uso. El principal argumento es el combustible. Recorrer 100 kilómetros con un coche con motor de combustión requiere el uso de 130 kWh con un coche de tamaño medio. La misma cantidad de kilómetros con un coche eléctrico requiere el equivalente a 45 kWh producido con gasolina.

Cocheelectrico2

Un ahorro que se transmite al coste de la energía que se necesita para recorrer esa distancia. Aún y con los inflados precios de la electricidad que estamos pagando en estos momentos (noviembre de 2021), llenar la bateria con electricidad para recorrer esos 100 kilómetros será muy inferior que llenar el depósito.

El precio del kWh el 12 de noviembre se cifra en 0,28 euros, un precio muy elevado. Estos precios no se van a mantener siempre y existe la posibilidad de realizar la carga en la franja en la que el coste es inferior. Esto hace que cargar una batería de unos 50 kWh, para recorrer unos 290 kilómetros, tenga un coste de 11,20 euros.

Si lo comparamos con el coste de la gasolina, en un coche que consuma unos 7 l/100 km (reales, no los que marca el fabricante), el precio puede irse a 62 euros si hablamos de gasolina (precio medio de 1,5 euros/l) o de unos 57 euros si se trata de un motor diésel.

El ahorro está claro. Pero hay más motivos por los que es fácil amortizar este coste extra del coche eléctrico.

Mecánico Mascarilla)

Mantenimiento

Un coche convencional tiene un coste muy elevado si nos fijamos en el mantenimiento. Las piezas mecanicas se desgastan y es complicado que resistan un tiempo muy elevado sin necesidad de recambios. La fricción de estas piezas y las elevadas temperaturas que se alcanzan provocan un desgaste muy elevado.

En cambio, un coche eléctrico carece de muchas de estas piezas, desde correas de transmisión, embrague y otras piezas que no se utilizan en estos vehículos. Las averías siguen estando y pueden resultar costosas, pero las revisiones habituales son distintas y no requieren tantos cambios y sustituciones. Esto repercute en un coste de mantenimiento inferior y un ahorro considerable durante la vida útil del coche.

Todos estos condicionantes hacen que el coche eléctrico sea práctico, eficiente y consuma muchos menos recursos energéticos. Si se instala una estación de carga doméstica, también encarece el precio alrededor de 2 500 euros, según marcas y el tipo de cargador, pero el coste también se diluye en un menor coste total en la recarga.

Volkswagen Plant Wolfsburg

Cuándo resulta rentable utilizar un coche eléctrico

Hoy por hoy, el uso de un coche eléctrico es práctico solo en zonas urbanas, donde hay infraestructura para cargar la batería. Este uso puede ser comercial o personal donde hay puntos de carga. No obstante, en un entorno donde no hay esta infraestructura, puede ser bastante más complejo.

De todas maneras, se suele considerar que un coche eléctrico puede ser rentable si se hacen más de 20 000 kilómetros al año. Esta cifra es orientativa, pero sumando todas las variables de las que hemos hablado, se puede conseguir un ahorro considerable en el uso del vehículo.

¿Son los biocombustibles una alternativa real a los coches eléctricos?

¿Son los biocombustibles una alternativa real a los coches eléctricos?

¿Qué son los biocombustibles? ¿Son una alternativa real a los coches eléctricos y a los combustibles fósiles?

LEER MÁS

Si la cantidad de kilómetros a recorrer es inferior a esta cifra, no resulta práctico ni se amortiza la diferencia de precio. Hablamos, claro, de coches con autonomía media y una cierta potencia. Los coches más pequeños, con baterías de menor capacidad y para uso diario por ciudad, pueden resultar rentables con menos kilómetros recorridos al año.

Se espera que esta cifra se reduzca con el paso del tiempo y se consiga hacer que tener un coche eléctrico pueda ser más práctico antes de que llegue la fecha determinada para la desaparición de los coches con motor de combustión, el año 2035.


Comentarios cerrados