Desde el Sema Show se presenta un prototipo muy especial, el primer Porsche eléctrico de Rauh-Welt Begriff, el E-RWB

Ni siquiera Nakai-san se ha resistido ante la electrificación de los clásicos. Bueno, quizás no se resistido a poder demostrar que el creador, dueño y artista que hay tras el nombre Rauh-Welt Begriff es un trabajador incansable e insaciable ante nuevos desafíos.

Lejos quedaron los tiempos en los que el tuning marginal de aquel piloto metido a preparador se hacían en la soledad de su taller en la prefectura de Chiba mejorando sus propios hachi-roku, la locura por los 911 RWB creados por el nipón de pelo alborotado y manos siempre ennegrecidas por la mezcla entre aceite y silicona que sujetan un cigarrillo encendido, ha trascendido límites que ni el propio Akira Nakai pudiera haber soñado.

Por ejemplo, una vez que el total de delegaciones o talleres por todo el globo, en donde el propio maestro de la transformación de un sinfín de Porsche 911 de serie, en su mayoría, en una colección de brutales RWB de irresistible atractivo lucen orgullosos la firma de su originalidad y exclusividad como pieza única.

E-RWB, no hay otro

No hay dos Porsche 911 creados por Nakai-san iguales y menos dos como el E-RWB, el primer «nueve-once» de Rauh-Welt Begriff eléctrico.

Anticipándose a la propia marca matriz, el Porsche 911, datado de 1977, pasado a eléctrico cuenta con el habitual kit de ensanchamiento de pasos de rueda con las consecuentes llantas de 17 pulgadas con garganta y manufacturadas por BBS que han sido revestidas por unos neumáticos Toyo R888R, con una anchura de 315 mm en las traseras.

Un conjunto, el de las ruedas, asociado a una suspensión Elephant Racing casi de carreras que se apoya en otros elementos como el kit de frenos específico y, además, apéndices aerodinámicos como el alerón, en este caso, de tipo «cola de pato».

El color de la carrocería específico en tono crema Ivory conjunta con un interior reformulado pero con reminiscencias a tapicerías clásicas en el catálogo de Porsche. Además, equipa una jaula de seguridad antivuelvo.

Pero, lejos de ser, como todo Porsche 911 obra de Nakai-san, único, este E-RWB es el más exclusivo de todos, al menos, de momento. Ya que este coche es un híbrido, un hijo ilegítimo y bastardo de lo que podría haber sido un encuentro de dos enemigos enfrentados: un Porsche y un Tesla.

E Rwb (4)El bloque bóxer que animaba la unidad donante ha sido eliminado y, en su lugar, se ha instalado un motor eléctrico de un Tesla Model S y una batería LG Chem de 32 kWh con refrigeración líquida. El potencial de este coche asciende hasta 420 kW, equivalentes a 570 CV, y cuenta con un diferencia de deslizamiento limitado

Aunque no se han ofrecido más datos, el preparador asegura que este coche puede ser más veloz, si cabe, que el de origen e, incluso, que uno cuya potencia alcanzara 700 CV, lo que, en términos teóricos, le sitúa a la altura de bestias como el Porsche 911 GT2 RS.

Sin que haya sido facilitado el coste de la preparación, parece ser que desde la feria del tuning más prestigiosa del mundo, el Sema Show, emplazamiento donde se ha mostrado este coche, ya ha habido intereses en adquirir este coche o, al menos, una configuración similar.