El GLP y GNC son dos combustibles alternativos que permiten al vehículo desplazarse emitiendo menos gases contaminantes y ahorrando dinero en carburante.

En los últimos años, cada vez más coches han ido dejando de lado las tradicionales opciones en combustible de gasolina y diésel para volcarse a las opciones del momento: el GLP (gas licuado del petróleo) y el GNC (gas natural comprimido, también llamado Gas natural vehicular o GNV en su aplicación a vehículos).

Qué es el GLP o Autogás

El gas licuado del petróleo, al cual también se lo conoce con el nombre de Autogás, es una combinación de propano (mayor parte de su composición) y butano. Este combustible está creciendo a pasos agigantados gracias a que marcas como Fiat, Alfa Romeo, Dacia, Opel y Citroën, entre otras, se han sumado al movimiento mundial del uso del GLP. El precio actual es de 0,78 euros por litro.

Qué es el GNC

La mayoría del gas natural comprimido es el metano. Su otra parte es derivada del petróleo. Se trata del mismo gas que se emplea a nivel doméstico para utilizar la cocina, solo que se lo comprime para que pueda ser utilizado en los motores de coches de forma eficiente. Los autos que usan el GNC son mayoritariamente los de marcas del Grupo Volkswagen: SEAT, Skoda, Fiat y Audi. El precio medio del kilo de gas natural vehicular es de es de 0,81 euros. En la actualidad, también se está empezando a fabricar gas natural sintético.

repostaje gnc

Ventajas de los coches a gas

Cuando vayamos a adquirir un coche que funciona con GLP o GNC, tendremos que desembolsar un promedio de entre 2.000 y 2.500 euros de más, pero pronto veremos los frutos de nuestra inversión. A medida que recarguemos el motor con combustible, el ahorro que experimentaremos nos mostrará que ha valido la pena. Un motor que funcione con GLP o GNC consumirá más combustible que un motor funcionando con gasolina o con gasóleo. Pero como el precio del combustible es menor, el ahorro para el usuario puede cifrarse en torno a un 35-40% respecto a la gasolina, y aproximadamente entre un 25 y un 30% respecto a un diésel.

 

citroen c3 glp

Por otra parte, también ofrecen ventaja sobre los vehículos eléctricos, ya que no necesitan batería y cuentan con un solo motor para utilizar el depósito de dos tanques, lo que representa un ahorro significativo.

El desgaste mecánico de los coches a gas es algo menor que el de los que funcionan con gasolina o diésel, y no necesitan más mantenimiento. A su vez, reducen la contaminación sonora y se les ha otorgado la etiqueta ECO por la reducción de hasta una cuarta parte de CO2 con respecto a sus competidores a combustión, lo que les permite disfrutar de todas las ventajas asociadas al distintivo ECO de la DGT. En lo que a sus ventajas ecológicas se refiere, también reducen la emisión de óxido de nitrógeno y de partículas; estas últimas se reducen casi en su totalidad.

¿Cuál es la mejor opción?

seat gnc

El GLP cuenta con más marcas y modelos que se han adaptado para usarlo. La oferta es mucho más amplia, también en variedad de modelos y segmentos. Hay coches de GLP tanto utilitarios como compactos, monovolúmenes e incluso algún SUV. Por otra parte, hay más estaciones de servicio en las que repostar GLP.

Por su parte, el GNC todavía requiere la implantación de una mayor red de suministro. Frente a un coche con GLP, el GNC tiene un consumo de combustible menor, pero el precio del gas natural es más elevado que el del GLP. Al final, lo importante es que con cualquiera de los dos combustibles ahorras frente a la gasolina o al diésel, en una proporción similar.

Una cuestión interesante desde el punto de vista técnico es que en un coche con GLP, el usuario puede decidir qué combustible utilizar alternando entre gasolina o gas mediante un botón en el salpicadero. En los coches de gas, el funcionamiento es siempre con GNC, hasta que se agota el gas y entra en modo automático el funcionamiento con gasolina.