Llega al mercado el nuevo Honda CR-V Hybrid, con un sistema híbrido de propulsión innovador que convence por agrado de uso y por su bajo consumo. Está disponible con un precio desde 32.400 euros.

La quinta generación del Honda CR-V añade a su gama de motores 1.5 VTEC de gasolina una interesante versión híbrida. Lo hemos podido probar en la presentación internacional de este modelo en Sevilla. Y las impresiones que nos ha dejado el Honda CR-V Hybrid no pueden ser mejores.

Como dato curioso, contaros que es la primera vez que Honda ofrece en Europa un SUV híbrido. Y eso que la marca no es nueva precisamente en esto de fabricar coches híbridos. Son ya más de 2,4 millones los que ha vendido en todo el mundo desde la aparición del primer Honda Insight. A la berlina le siguieron la versiones híbridas del Honda Civic, el CR-Z y el Jazz, además del Honda NSX.

¿Cómo funciona el Honda CR-V Hybrid?

Honda utiliza en el CR-V Hybrid un sistema al que denomina i-MDD, siglas de Intelligent Multi Mode Drive. Pero ni siquiera las siglas te dan una idea de lo que hace que este sistema resulte peculiar, más allá de que funciona de forma “inteligente”. Y es podemos decir que el Honda CR-V Hybrid funciona “al revés” de cómo lo hacen otros SUV híbridos en esta categoría. ¿Sus rivales? Pues coches como el Lexus NX o el nuevo Toyota Rav4 híbrido.

Honda CR-V Hybrid

En los anteriores, un pequeño motor eléctrico –pequeño en relación a la potencia que ofrece comparado con el motor de gasolina– acoplado al motor principal de combustión ayuda con su impulso al iniciar la marcha o cuando se acelera. Y puede mover al vehículo durante cortos períodos de tiempo –normalmente unos 2 kilómetros– en modo completamente eléctrico, circulando a baja velocidad. Para contar con tracción total, se monta un segundo motor eléctrico en el eje posterior, que mueve estas ruedas.

En el Honda CR-V Hybrid, podemos casi decir que el motor principal es el eléctrico. Por eso tiene una potencia de 184 CV, y un par máximo de 315 Nm, frente a los 145 CV del motor de gasolina, que ofrece 175 Nm de par. ¿Cuál es la potencia de sistema total del CR-V? Pues la del motor eléctrico. Porque en el Honda, la misión principal del 2.0 de cuatro cilindros de gasolina es mover un segundo motor eléctrico que únicamente funciona como generador. Sí, has leído bien: quemas gasolina a bordo con el motor funcionando en régimen estacionario, para producir electricidad con la que alimentar al motor eléctrico. A este modo de funcionamiento es al que Honda llama modo “Hybrid”.

Honda CR-V Hybrid

En determinadas situaciones, el motor de gasolina también puede mover directamente las ruedas y hacer de motor “principal”, gracias a un mecanismo de embrague puente intermedio. Este modo de funcionamiento es el modo “Engine”. Y cuando se opta por la tracción total, el sistema es como en un 4×4 convencional, con un árbol de transmisión y un diferencial que manda la fuerza del motor que esté funcionando como principal a las ruedas posteriores.

Al volante del Honda CR-V Hybrid

La primera consecuencia práctica es que, cuando funciona en modo EV o modo Hybrid, el CR-V se beneficia de la experiencia de conducción de los coches eléctricos. Mucho empuje desde muy bajas vueltas, y gran suavidad de marcha. Claro que aquí, siempre que no circulemos en modo eléctrico puro, iremos siempre acompañados por el ruido del motor de gasolina, trabajando para generar electricidad. Honda utiliza un sistema activo de ruido para que el sonido del motor acompañe a la conducción, por ejemplo cuando se acelera a fondo.

Honda CR-V Hybrid

El sistema tiene una capacidad asombrosa para recargar la batería. Por ello, el CR-V puede llegar a moverse más de un 80 por ciento del tiempo en modo EV circulando por ciudad. El 20 por ciento restante lo hará en modo híbrido; recuerda que en este modo las ruedas las mueve el motor eléctrico, y el de gasolina se encarga de generar electricidad.

Si salimos de la ciudad, a velocidades entre 40 y 80 km/h en recorridos extraurbanos, el CR-V puede seguir funcionando en modo completamente eléctrico casi un 50 por ciento del tiempo, gracias a esa facilidad para ir recargando la batería. El resto del tiempo combinará el modo híbrido con el modo “engine”, en el que el motor mueve directamente la ruedas, según sea el recorrido.

Honda CR-V Hybrid

Ya en autopista, y a velocidades entre 80 y 120 km/h, que sería donde el motor eléctrico consumiría más energía, el principal responsable de impulsar el vehículo es el motor de gasolina, que se encargaría de mover las ruedas en torno a un 60 por ciento del tiempo. El resto lo haría combinando el modo EV y el modo Hybrid.

Puede parecer complicado, pero el coche se encarga de todo, y para el conductor no puede ser más fácil. De hecho, al igual que sucede con los coches eléctricos, el Honda CR-V ni siquiera tiene un cambio de marchas como tal, y tampoco palanca. Lo único que puede hacer el conductor, si quiere, es controlar el grado de retención utilizando las levas del volante para recuperar más energía y usar menos los frenos, o elegir el modo “Sport”.

El consumo medio homologado del Honda CR-V Hybrid parte desde los 5,3 l/100 km. No es el mejor de su categoría, el nuevo Toyota Rav4 híbrido le supera, sin ir más lejos. Pero en uso real, el CR-V se revela como uno de los SUV más eficientes de su clase, como comprobamos durante la toma de contacto. Medias de 6 l/100 km son fácilmente alcanzables a poco que se conduzca de forma suave. Aprovechando la prestaciones del sistema y ya moviéndonos por autopista y carreteras secundarias, no es complicado mantenerse por debajo de los 8 litros. Y eso ya circulando a buen ritmo.

Honda CR-V Hybrid

Con estas cifras, su buena relación entre precio y equipamiento y un agrado de utilización superior al de sus rivales por lo que a ruido mecánico se refiere, el Honda CR-V Hybrid se convierte en una alternativa muy recomendable a las magníficas versiones de gasolina si prima el consumo y necesitas un SUV con etiqueta ECO de la DGT. El manejo y el comportamiento dinámico, como en el resto de la gama, está a gran altura.

A mencionar que la capacidad del maletero del Honda CR-V Hybrid es de 497 litros tanto para las versiones 4×2 como para los 4×4, y que esta cifra es de unos 60 litros menos que en las versiones de gasolina, debido al espacio que ocupan las baterías. Por esta razón, en el caso del híbrido tampoco es posible elegir versión con tercera fila de asientos.

Gama y precios del Honda CR-V Hybrid

Honda apuesta claramente por versiones muy completas en equipamiento ya desde las variantes de acabado básico Comfort. La estructuración de la gama es tal que en versiones 4×2 no se ofrece el tope de gama Executive, y en los 4×4 la versión de acceso parte desde los Elegance. Estos son los precios.

CR-V Hybrid Comfort:                   34.200 euros
CR-V Hybrid Elegance:                  36.850 euros
CR-V Hybrid Lifestyle:                   40.000 euros
CR-V Hybrid Elegance AWD:          40.200 euros
CR-V Hybrid Lifestyle AWD:           43.350 euros
CR-V Hybrid Executive AWD:         46.850 euros

Todas las versiones cuentan de serie con el sistema de asistentes Honda Sensing, llantas de 18 pulgadas, climatizador, sensor de lluvia, luces largas automáticas y faros LED. En nuestra web hermana Top10motor tienes una prueba completa del Honda CR-V, incluyendo descripción de los sistemas que incorpora Honda Sensing, y detalles de equipamiento según versiones.

Galería de imágenes Honda CR-V Hybrid