Hyundai ha presentado su ambicioso plan de cara a 2025: vender más de medio millón de coches anuales

Hyundai camina con paso firme hacia la movilidad eléctrica, por lo que tiene ya tiene en el horizonte unos objetivos al respecto que espera cumplir. Modelos como el Hyundai Kona EV que acabamos de probar o el Hyundai Nexo de pila de combustible de hidrógeno sentarán las bases del inminente futuro de la marca coreana.

La ambiciosa meta de Hyundai es vender un total de 560.000 vehículos anuales a partir del año 2025. Esta cifra supondría multiplicar por 17 las ventas de vehículos eléctricos que tiene actualmente.

Puede parecer descabellado, pero es un crecimiento similar al que pretenden otras marcas, por lo que planea alinearse en este aspecto con los fabricantes más punteros en este aspecto. Un ejemplo es que el Grupo Volkswagen espera producir nada menos que 22 millones de vehículos eléctricos en la próxima década, General Motors vender 1 millón de EVs anuales para la misma fecha y Volvo reducir su huella de carbono hasta en un 40%.

Esta misma semana, la empresa con sede en Corea del Sur publicó su nuevo plan, en el que Hyundai pretende lanzar hasta 16 vehículos eléctricos de cara a 2025. Según Lee Jae-il, analista de Eugene Securities & Investment, “no es un objetivo ambicioso. Si Hyundai no logra aumentar los volúmenes lo suficientemente rápido, los costes de producción de sus vehículos eléctricos pesarán en la rentabilidad final”.

AdvertisementAdvertisement

Hyundai Kona Ev (1)El Plan de Hyundai formó parte del resumen económico del tercer trimestre del año

Hyundai expuso estos planes durante la presentación del resumen financiero del tercer trimestre de 2019. Durante este periodo, el beneficio neto de Hyundai Motor Corporation aumentó un 59%, por lo alcanzó los 328 millones de euros. A pesar de que el crecimiento es bueno, es menor que el que los analistas habían adelantado, y es que se esperaba que la cifra llegara a los 525 millones de euros.

Sin embargo, en este resumen económico no todo son datos positivos, y es que sus ventas totales se desplomaron un 3% durante el tercer trimestre del presente ejercicio. El motivo principal de esto ha sido la crisis en las ventas tanto en el mercado chino como en el de Corea del Sur.

Este descenso en las ventas en los dos países asiáticos ha sido más potente que el aumento en las matriculaciones que Hyundai ha conseguido en el mercado estadounidense y a la fuerte demanda de sus SUV en todo el mundo.

Sin embargo, Hyundai ya ha movido ficha al respecto para lograr terminar el año con buen pie, y es que espera que su rentabilidad aumente durante el último trimestre con el lanzamiento del Genesis GV80. Además, también gana importancia el aumento de producción del Hyundai Palisade, un modelo al que la marca ha querido dar bombo desde hace tiempo, y es que estuvo entre los mejores anuncios de coches de la Super Bowl 2019.