Ionity Charging

IONITY dejará de cobrar una cuota fija por recarga, como venía haciendo hasta ahora, y comenzará a cobrar por cada kWh consumido

IONITY, una de las redes de estaciones de carga con mayor implantación en toda Europa, acaba de anunciar un cambio en su política de precios que comenzará a aplicarse a partir de este próximo 31 de enero.

La red de estaciones de carga creada con el esfuerzo conjunto de los principales fabricantes alemanes junto a Ford, con la reciente incorporación de Hyundai, inició sus operaciones cobrando una tarifa única de 8 euros por recarga, sin importar el tiempo empleado o los kWh consumidos.

IONITY kWh

Ahora, IONITY anuncia un cambio importante, que le llevará a cobrar 0.79 euros por cada kWh. Un precio mucho más elevado que los de cualquier otra red de recarga de la competencia, cuyos precios suelen oscilar entre los 0.30 y 0.50 euros por kWh consumido. Una diferencia considerable que tiene, sin embargo, una explicación.

Al contrario de lo que ocurre, por ejemplo, con la red de Supercargadores de Tesla, de uso exclusivo para los propietarios de un vehículo de la firma americana, IONITY es una red abierta a cualquier propietario de un vehículo eléctrico. No es necesario, por tanto, disponer de un vehículo de alguno de los fabricantes de automóviles que han construido de forma conjunta esta red.

Ventajas para los vehículos de los fabricantes que ayudaron a crear IONITY

En la nota de prensa publicada por IONITY, la compañía anuncia que los usuarios de los servicios de recarga asociados a los vehículos de estas marcas, como Audi e-tron Charging Service, Mercedes me Charge, BMW ChargeNow, Porsche Charging Service o Volkswagen WeCharge, contarán con ofertas atractivas que les permitirán realizar viajes de larga distancia por Europa.

Por el momento no está claro cuánto tendrá que pagar el propietario, por ejemplo, de un Audi e-tron o un Mercedes EQC, por realizar una recarga en la red de IONITY; pero parece claro que será una cuantía inferior a esos 0.79 euros por kWh consumido. Las condiciones ofrecidas por cada fabricante serán probablemente distintas y, por tanto, será cada uno de ellos el que deberá anunciarlo a sus clientes.

Porsche Taycan Ionity Carga

Esta decisión tiene bastante sentido, ya que de este modo aunque la red sigue estando abierta a cualquier vehículo eléctrico sin importar de qué fabricante sea, se da prioridad a los vehículos de los fabricantes que han creado IONITY, pudiendo acceder éstos a la red en condiciones más ventajosas y evitando al mismo tiempo la saturación de las estaciones por vehículos de otros fabricantes.

Así mismo, el pago de un precio tan elevado por kWh para todos aquellos vehículos ajenos a la red, ayudará a financiar su ampliación con la construcción de nuevas estaciones.

Seguramente no verás muchos Tesla recargando en la red de IONITY

Por poner un ejemplo, el propietario de un Tesla Model S o X -con batería de 100 kWh- que se vea obligado a realizar una recarga en un punto de carga de IONITY y cargue la batería desde el 10 hasta el 80 por ciento, habrá consumido 70 kWh. A 0.79 euros el kWh, el precio de la recarga será de 55.3 euros. Un precio considerablemente superior al que tendrá que pagar en un Supercargador de la propia Tesla, donde el precio del kWh es de 0.29 euros por kWh -al menos aquí en España- y donde el precio total de la recarga será de 20.3 euros. 35 euros menos.

Realizar una recarga en un punto de recarga de IONITY resultará, por tanto, bastante caro si no se cuenta con un servicio de recarga que ofrezca unas condiciones más favorables. No obstante, IONITY puede justificar estos precios al ser una de las pocas redes de carga que ofrecen una potencia de hasta 350 kW.