Jaguar ha detectado un fallo de software en el I-Pace que afecta a la frenada regenerativa y que puede llegar a suponer un riesgo para sus ocupantes

Ayer mismo nos hacíamos eco de una noticia que afectaba al Audi e-tron. Tal y como os contamos, la compañía alemana había comenzado a ponerse en contacto con sus clientes en Estados Unidos después de detectar un problema en algunas unidades del e-tron que podría acabar provocando el incendio del vehículo.

Los ingenieros de Audi detectaron un fallo en el sellado del pack de la batería, que haría posible que se filtrase humedad en el interior. Esto podría causar un cortocircuito que, en casos extremos, incluso podría acabar provocando un incendio.

Las últimas informaciones sobre este asunto indican que este problema que, en principio, afectaba únicamente a algunas unidades entregadas en el mercado estadounidense, afecta también a todos los Audi e-tron vendidos en Europa, que actualmente serían unos 7000.

Advertisement

Tal y como comentábamos ayer mismo, todos los propietarios de un e-tron deben estar muy atentos al indicador de la batería en el cuadro de mandos. Si en cualquier momento este indicador aparece en amarillo, es necesario parar el vehículo inmediatamente y aparcarlo en un espacio abierto. Además, no hay que recargar la batería en ningún caso.

Un fallo de software obligará al I-Pace a pasar por el taller

Los problemas no acaban aquí, sin embargo, para los propietarios de alguno de los últimos vehículos eléctricos en llegar al mercado. En este caso los que tengan en su garaje un Jaguar I-Pace.

La firma británica ha detectado un fallo de software que afecta a la frenada regenerativa, que podría suponer un riesgo para los integrantes del vehículo. Cuando el conductor de un I-Pace frena, el inicio del recorrido del pedal permite recuperar energía, y a partir de un punto determinado se activan los discos de freno como en un vehículo convencional.

El fallo detectado podría provocar que el vehículo no comience a decelerar en el primer tramo del recorrido del pedal, existiendo por tanto un retraso desde que el conductor pisa el freno hasta que el vehículo realmente frena al activar los discos de freno.

Sin actualizaciones over-the-air

Jaguar asegura que este problema se solucionará con una simple actualización de software; pero los propietarios de un I-Pace no tienen la posibilidad de descargar actualizaciones de software por su cuenta. Por tanto, no les quedará otra que visitar el taller.

Jaguar planea empezar a instalar estas actualizaciones en los I-Pace ya entregados a partir del próximo 1 de julio. Este problema afecta a todos los I-Pace ya vendidos.