Mazda ha anunciado que recurrirá de nuevo a los motores rotativos para mejorar la autonomía de los inminentes eléctricos, los cuales llegarán en 2020

En muchas ocasiones, tendemos a confundir evolución con traición a los principios, pero son muchas las firmas que han sucumbido ante los cambios pero que han sido capaces de mantener intacta su esencia. En esta tesitura se encuentra Mazda, una marca que cuenta con un emblemático pasado compuesto por diferentes innovaciones mecánicas que a día de hoy se siguen considerando proezas de la ingeniería. Esto sucedió con los propulsores rotativos, los cuales marcaron un antes y un después en la historia automovilística y que volverán muy pronto para ayudar a los futuros motores eléctricos de la firma nipona.

Así es, Mazda también está planeando lanzar al mercado una ofensiva eléctrica, pero la cual se verá rodeada de aquellos componentes más característicos de la marca. Con esta premisa, la firma japonesa recurrirá a los motores rotativos para no solo mantener intacto su espíritu, sino también para proporcionar más autonomía a sus futuros vehículos eléctricos de una manera ingeniosa y atractiva.

Un pasado que ayudará en el futuro

Como hemos mencionado, los motores rotativos de Mazda han sido, en esencia, un sello de identidad de la firma. Por este motivo, es digno de admirar que la marca haya decidido volver a recurrir a ellos para dar vida a un tipo de propulsor que, hasta hace poco, era propio de la ciencia ficción. Sin embargo, Mazda está planeando un futuro sin emisiones, pero en el que se mantendrá intacta la deportividad y pureza de sus vehículos.

Al mismo tiempo, la firma japonesa planea lanzar al mercado una ofensiva no solo de vehículos eléctricos apoyados por un motor rotativo, sino que también habrá espacio para propulsores de combustión ayudados por una batería y para corazones eléctricos sin ningún tipo de sustento extra. Con esta premisa, Mazda pretende seguir operando con todo tipo de mecánicas, con el objetivo de adaptarse a las nuevas -y venideras- normativas.

Motores rotativos para aumentar la autonomía

Una de las mayores cribas de los propulsores eléctricos ha sido, sin duda alguna, su autonomía, un apartado que todas las firmas están intentando resolver a toda costa. Sin embargo, Mazda ha buscado una solución no solo original, sino también práctica e innovadora, un motor rotativo. La presencia de este inusual pero ingenioso motor será clave para los vehículos 100% eléctricos de la firma.

 

Las virtudes de este motor son varias, entre las que destaca sus reducidas dimensiones y su capacidad para generar grandes cantidades de potencia. Partiendo de esta base, Mazda empleará los propulsores rotativos para no solo recargar a los motores eléctricos, sino también para generar más potencia y ofrecer un comportamiento más efectivo y limpio.

Zoom-Zoom sostenible 2030 de Mazda

Las diferentes iniciativas de Mazda se han unificado en lo que la firma denomina como Zoom-Zoom, un proyecto que alberga a las diferentes ideas sostenibles de la firma. Mazda estima que un 95% de sus modelos de aquí al año 2030 se caracterizarán por incluir un motor de combustión en su interior junto a un motor eléctrico, mientras que el 5% restante estará representado por vehículos eléctricos.

Será en el año 2020 cuando la firma nipona empiece a dar sus primeros pasos en el sector de los propulsores eléctricos, los cuales se verán arropados en un futuro no muy lejano por mecánicas capaces admitir GLP, GNC e incluso hidrógeno. Estas últimas, también contarán con el apoyo del motor rotativo, el cual servirá como fuente de electricidad en situaciones de emergencia.