La versión definitiva del Mercedes-Benz EQC que veremos circular por las calles se ha dado a conocer en un evento celebrado en Estocolmo

Tal y como estaba previsto, tras varias semanas llamando nuestra atención con la publicación de varios teasers, Mercedes-Benz ha presentado este martes 4 de septiembre su primer vehículo diseñado desde cero para ser completamente eléctrico. Estocolmo ha sido la ciudad elegida para este evento en el que el CEO de la compañía, Dieter Zetsche, ha asegurado que el lanzamiento del EQC demuestra la apuesta decidida de Mercedes-Benz por los vehículos de propulsión 100 por 100 eléctrica.

Zetsche ha destacado el gusto por el diseño del pueblo sueco, reflejado también en el nuevo EQC con líneas sencillas pero modernas en el exterior del vehículo y un cuidado extremo por el detalle en su interior, para lograr así un espacio acogedor.

Como era de esperar, la apariencia definitiva del EQC es algo más tradicional que las imágenes que habíamos visto hasta ahora del concepto inicial. Podemos decir que el diseño final se sitúa en un punto medio entre aquella versión conceptual futurista y cualquier SUV actual de Mercedes-Benz. El frontal del vehículo cuenta con una nueva rejilla que se integra perfectamente con los faros, en la que destaca el gran logo de Mercedes-Benz. Mientras que las luces en la parte posterior se extienden de lado a lado formando un único cuerpo.

Dos motores eléctricos y batería de 80 kWh de capacidad

Según Mercedes-Benz, el EQC está equipado con una batería de iones de litio de última generación que proporciona energía a los dos motores eléctricos. La batería está formada por 384 celdas independientes y se sitúa ocupando la parte inferior del vehículo entre ambos ejes. El voltaje máximo de la batería es de 408 V con una capacidad nominal de 210 Ah, y su capacidad es de 80 kWh.

Estos 80 kWh de capacidad permiten al EQC recorrer hasta 450 km, según Mercedes-Benz, aunque debemos tener en cuenta que estas mediciones se han realizado bajo el viejo ciclo de homologación NEDC. En el mundo real podemos esperar que la autonomía de la batería del EQC nos permita recorrer unos 400 km o algo menos, aunque habrá que esperar a las pruebas que se realicen cuando las primeras unidades lleguen al mercado.

Respecto a la carga de la batería, el EQC cuenta con un cargador interno que le permite cargar en corriente alterna a 7.4 kW de potencia, mientras que en corriente continua puede cargar a un máximo de 110 kW.

Los dos motores eléctricos del EQC ofrecen una potencia conjunta de 300 kW (408 cv). La velocidad máxima es de 180 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 5.1 segundos.

Frenada regenerativa ajustable

El Mercedes-Benz EQC permite ajustar la intensidad de la frenada regenerativa mediante unas levas detrás del volante, pudiendo elegir entre varios niveles. El nivel que ofrece una mayor regeneración de energía permite circular con un solo pedal, siendo suficiente en la mayoría de las situaciones levantar el pie del acelerador para detener el vehículo. Esto es algo especialmente útil para circular en ciudad.

El sistema de infoentretenimiento del EQC ha sido adaptado teniendo en cuenta diversos aspectos propios de los vehículos eléctricos, y está basado en la plataforma MBUX que ya conocemos de la nueva Clase A de Mercedes-Benz.

La producción del EQC se iniciará en la planta de Bremen (Alemania) junto a otros modelos como el Clase C y el GLC. Por el momento no se conoce una fecha exacta para el inicio de la producción y su posterior comercialización. Mercedes-Benz únicamente se ha limitado a prometer que esto es algo que ocurrirá en 2019.

Respecto al precio, tendremos que esperar también hasta 2019 para tener más información al respecto.