Una prueba realizada por FastNed muestra que la carga del Model 3 es algo más rápida en sus cargadores CCS que en los de la propia Tesla

Tras la llegada a Europa del primer barco cargado con cientos de Model 3 y el inicio de las primeras entregas, algunos de los afortunados propietarios de un Model 3 europeo están empezando a relatar sus experiencias con su nuevo vehículo.

Ayer mismo conocimos, por ejemplo, que Tesla ha iniciado las entregas del Model 3 en Europa con el Autopilot deshabilitado. La firma americana ha preferido no esperar a contar con la homologación requerida en Europa para este sistema. Un pequeño problema que esperan solucionar en pocos días mediante a una actualización de software.

La noticia del día relacionada con el Model 3 europeo nos llega hoy de la mano de FastNed, una de las redes privadas de carga rápida más importantes en Europa, con presencia actualmente en Países Bajos, Bélgica y Alemania.

Advertisement

Tal y como ya han hecho en otras ocasiones con otros vehículos eléctricos, en FastNed han registrado el proceso de carga de un Model 3 en una de sus estaciones con capacidad para suministrar 175 kW mediante CCS Combo. El resultado de esta primera prueba de contacto es bastante sorprendente, ya que la potencia máxima de carga que ha sido aceptada por el Model 3 es ligeramente superior a la que puede obtenerse en cualquiera de los Supercargadores de la propia Tesla.

Análisis de la carga rápida del Model 3 con CCS Combo

Como puede verse en la siguiente gráfica publicada por FastNed, desde el inicio de la carga la potencia se incrementa rápidamente hasta alcanzar un máximo de 126 kW poco antes de llegar al 50 por ciento. Este nivel máximo es superior al que puede obtenerse en cualquier Supercargador de Tesla, limitado actualmente a 120 kW.

Tesla recientemente anunció que los propietarios de un Model 3 en Europa van a poder recargar mediante CCS Combo en puntos de carga rápida de terceros hasta un máximo de 120 kW, el mismo que ofrecen los Supercargadores. Añadiendo además que esta limitación viene impuesta por el propio vehículo. Sin embargo, como vemos, durante algún tiempo es posible recargar ligeramente por encima de este límite.

La parte negativa es que, como también puede verse en la gráfica, la alta potencia de carga comienza a descender incluso antes de llegar al 50 por ciento, cayendo aproximadamente a la mitad cuando se alcanza el 75 por ciento de carga de la batería.

Carga rápida sostenida hasta el 80 por ciento

Esto es algo que no ocurre, por ejemplo, con el Audi e-tron. El SUV de la firma alemana es capaz de mantener una potencia de carga superior, rondando los 150 kW, hasta casi el 80 por ciento de carga de la batería. Lo que permite reducir notablemente el tiempo perdido en un punto de carga antes de poder continuar un largo viaje.