Este tercer trimestre Tesla no ha conseguido su objetivo de entregar 100.000 unidades. ¿Qué sucederá de aquí a final de año? ¿Podrá recuperar el tiempo perdido?

Hasta hace justo unos días Elon Musk y Tesla eran muy optimistas en cuanto a las ventas de este trimestre. Afirmando incluso que se llegarían hasta las ansiadas 100.000 unidades. A través de un correo electrónico enviado a los empleados del fabricante de coches eléctricos, el propio Musk, reveló que los pedidos estaban en vías de alcanzar alrededor de 110.000 unidades.

En la comunicación se podía leer «¡Tenemos la oportunidad de lograr nuestro primer trimestre de entrega de 100.000 vehículos, que es un hito increíblemente emocionante para nuestra compañía«. «El desafío es asegurarnos de que tenemos las variantes correctas de automóviles en los lugares correctos y reunir la mayor cantidad posible de recursos de nuestra compañía para ayudar con las entregas al final del trimestre».

Cabe destacar que Tesla registró el mejor trimestre de entregas en su historia en el segundo trimestre de 2019, donde entregó 95.200 vehículos en todo el mundo y obtener entregas en el «rango de seis cifras» sería un hito importante para la compañía. Para poder conseguir el objetivo fijado, la marca está limitando los incentivos en un intento por facilitar las entregas de vehículos de inventario para el final del trimestre en lugar de construir y entregar vehículos recién ordenados. El lanzamiento del nuevo Tesla Model 3 a mercados como Australia sin duda ha ayudado a Tesla a aumentar sus cifras de entrega.

AdvertisementAdvertisement

100.000 unidades, ¿tiene Tesla un problema importante?

Aunque los trabajadores y el propio Elon Musk han puesto toda la carne en el asador, no han conseguido llegar al objetivo de 100.000 unidades. Han conseguido, únicamente, 97.000 en este tercer trimestre. Aunque están más cerca del objetivo, aún faltan muchas unidades que vender.

Algunas fuentes han apuntado que «este número significa que el fabricante de automóviles eléctricos ha cambiado aproximadamente 255.000 vehículos este año, más que su total de 2018. Para 2019, Tesla estableció una meta de entre 360.000 y 400.000, y si quiere alcanzar incluso el extremo más bajo de esta estimación, debe entregar al menos 105.000 vehículos en el cuarto trimestre».

La gran mayoría de los vehículos vendidos, es decir, 79.600 de las 97.000 unidades que Tesla vendió el trimestre pasado fueron para el Model 3, lo que muestra cuán importante es para el futuro de la compañía. También, la marca, ha señalado que registró «pedidos netos récord» en el tercer trimestre del año y que construyó un total de 96.155 vehículos durante el mismo período.

Además, existe cierta preocupación de que Tesla podría tener dificultades para encontrar nuevos compradores para el Model 3 después de agotar la acumulación de cientos de miles de pedidos que recibió en los años transcurridos desde la presentación del automóvil a principios de 2016. Estas cifras indican que en los Estados Unidos, Europa y China, todavía hay mucha demanda para su eléctrico de acceso.

Será interesante ver si las alentadoras cifras de entrega del fabricante de automóviles también han ayudado a sus finanzas. Tesla perdió 408 millones de dólares en el segundo trimestre a pesar de entregar un récord de 95.356 vehículos. También perdió 702 millones de dólares en el primer trimestre, cuando vendió 63. 000 unidades. ¿A qué se enfrenta Tesla? Tendremos que esperar para verlo.