El tiempo marcado por el Porsche Taycan en el mítico trazado de Nürburgring podría haber sido solo una cortina de humo ante el verdadero potencial de este coche

El Porsche Taycan es, posiblemente, el coche del año. Por muchos motivos pero, ante todo,mente por ser el primer automóvil 100 por 100 eléctrico de una marca con tradición tan deportiva como Porsche.

Un coche que ha sabido combinar lo mejor de la nueva era de la industria del automóvil eléctrico con la herencia acumulada en décadas de trabajo sobre el asfalto de los circuitos más excitantes del mundo y las carreras más exigentes como las 19 victorias conseguidas en las 24 horas de Le Mans.

Pero, al margen de la singularidad de la pista francesa situada en La Sarthe, la situada en el entorno del castillo de Nuremberg, el Circuito de Nürburgring es otro de los trazados que cualquier amante de los track days tiene fijado entre sus objetivos.

Pero como también lo tienen los fabricantes.

AdvertisementAdvertisement

La pista de pruebas por antonomasia

Muchos circuitos de competición cierran sus puertas y blindan sus vallas con el fin de ocultar test tanto de coches de carreras como de producción o en desarrollo.

El Circuito mismo del Jarama, el italiano de Nardo, el francés de Paul Ricard… todos acogen pruebas privadas como también lo hace el Circuito de Nürburgring.

Tanto para recoger los datos esenciales en las fases de desarrollo y evolución de los coches en fase de preproducción, los fabricantes usan los más de 20 kilómetros de pista para recabar información sobre el comportamiento de su coche como para demostrar hasta qué punto el producto final es superior al resto, los fabricantes utilizan el Circuito de Nürburgring como escaparate mundial.

Por eso, Porsche ha tomado uno de sus trazados fetiche como el lugar escogido para mostrar cuán eficaz es el Porsche Taycan en pista. El resultado fue batir el tiempo récord para coches eléctricos y así fue mostrado con orgullo en este vídeo.

La grabación muestra una unidad aún camuflada ya que la versión definitiva aún no se había presentado pero, bajo los vinilos estaba un Porsche Taycan Turbo y no un Turbo S y la diferencia entre ambas variantes es más que significativa.

En resumen, mientras que la configuración más modesta ofrece una potencia máxima de 500 kW (equivalente a 680 CV), la más poderosa, la del Turbo S cuenta con 560 kW (761 CV).

El récord de Nürburgring se consiguió con el Taycan más modesto

Es ahora, a través del medio Cars Guide, el jefe de producto de Porsche, Lukas Kramer, quien ha dejado caer que, de haber utilizado un Porsche Taycan Turbo S, el tiempo marcado podría haber sido menor.

Asegura que el uso del mismo coche separado solo en el tiempo y con un juego de neumáticos nuevos, permitía conocer de manera más feaciente el resultado único.

La dualidad de una prueba, con dos coches diferentes, podría haber sido relegada a un nuevo intento por mejorar el tiempo marcado por el Porsche Taycan Turbo, dejando como único objetivo el de fijar un récord de vuelta rápida para berlinas eléctricas de serie en el Circuito de Nürburgring.

Esto no hace sino echar más leña al fuego entre el pique mantenido entre Porsche y Tesla, fabricante que, semanas atrás, pudo haber puesto sobre el asfalto alemán una unidad potenciada del Tesla Model S que quitara el cetro al Porsche Taycan.

Ante tanta especulación, no queda sino esperar a que alguna de estas marcas vuelva a dar el anuncio de cómo sus coches han implementado sus actuaciones en la pista germana de tal forma que se haya logrado rebajar el tiempo invertido en dar una vuelta al Circuito de Nürburgring.