El Black Swan se convierte en el primer barco eléctrico que navegará por el Sena utilizando baterías recicladas de vehículos eléctricos Renault.

Parece uno más de los barcos específicos que se ofrecen para realizar cruceros privados por el Sena. Pero el Black Swan, de la compañía Seine Alliance, esconde un «secreto».

Se trata de un barco de propulsión cien por cien eléctrica, que tiene una peculiaridad: utiliza baterías denominadas «de segunda vida», que primero han sido utilizadas en vehículos eléctricos. Una forma de demostrar la eficacia de un modelo basado en el principio de la economía circular, en el que colabora Renault.

Segunda vida para las baterías de los coches eléctricos

El Black Swan, con capacidad para entre dos y ocho ocupantes, utiliza dos motores eléctricos que forman dos cadenas de propulsión independientes, y no necesita ningún motor de combustión ni grupos electrógenos de apoyo. Por lo tanto, navega con cero emisiones locales, y sin ruido.

Renault Zoe 40 (3)

AdvertisementAdvertisement

Para alimentar los motores eléctricos se utilizan baterías de iones de litio procedentes de la gama de vehículos eléctricos de Renault, como el Renault ZOE, convenientemente reacondicionadas para su utilización en el barco. Están colocadas bajo los asientos laterales, en compartimentos especiales de acero inoxidable completamente estancos.

barco electrico

Cada uno de los motores se conecta a un conjunto de baterías que generan una potencia nominal de 10 kW, lo que permite una potencia máxima de 20 kW, y hace que el Black Swan pueda navegar sin problemas a las velocidades de crucero limitadas para el Sena. El peso total de las baterías, de 278 kg, es inferior al del depósito de combustible que equipa el barco en sus versiones con motor térmico.