Skoda presentará en 2020 un nuevo SUV eléctrico con el que pretende dar un golpe en la mesa y seguir con su ofensiva EV.

Skoda ya ha iniciado su andadura en el mercado de los coches eléctricos con el nuevo Skoda CITIGOe iV. Sin embargo, el pequeño urbanita es sólo el primer miembro de una familia que no tardará en ampliarse, por lo que la marca checa ya está desarrollando su primer SUV eléctrico que llegará en 2020. Por tanto, de pleno derecho podría ganarse los honores para formar parte de nuestra lista de los mejores eléctricos que llegarán en 2020.

Este nuevo EV será, previsiblemente, un derivado del Skoda Vision iV Concept que el fabricante puso sobre la alfombra del pasado Salón de Ginebra. Sin embargo, parece que ya no sólo es un prototipo, y es que una mula de pruebas de este próximo modelo se ha localizado haciendo kilómetros en las inmediaciones de Nurburgring.

Skoda Vision Iv (2)Sin embargo, las imágenes que han trascendido no dan ninguna pista de la imagen del nuevo SUV eléctrico de Skoda, puesto que dicha mula tenía la carrocería de un Volkswagen Tigual con ligeras modificaciones.

Por lo tanto, desconocemos su imagen final, aunque parece más que posible que coja muchos aspectos del concept car presentado en el certamen suizo. Por lo tanto, si es como el concept, podremos esperar un SUV de estilo Coupé con rasgos bastante agresivos que se podría convertir en uno de los productos más atractivos visualmente de la gama.

AdvertisementAdvertisement

Las dimensiones del Skoda Vision iV concept le sitúan en el segmento del BMW X4, el Mercedes-Benz GLC Coupé o del recién presentado Audi Q3 Sportback, aunque tendríamos que ver si únicamente vendrá con variante eléctrica.

Skoda Vision Iv (1)El nuevo SUV eléctrico de Skoda estará basado en la plataforma MEB

El nuevo Skoda eléctrico estará basado en la ya conocida plataforma modular MEB del Grupo Volkswagen, ya utilizada en modelos del grupo como el Cupra Tavascán o el Volkswagen ID.3.

Skoda no ha compartido datos oficiales acerca de su próximo lanzamiento, aunque su tren motriz puede ser muy similar al que montaba el Skoda Vision iV Concept. Recordamos que este montaba un motor eléctrico en cada eje que desarrollaban una potencia total de 306 caballos. Con este conjunto, alcanzaba los 100 km/h en 5,9 segundos y contaba con una velocidad máxima de 180 km/h.

Además, prometía una autonomía de 500 kilómetros según el ciclo WLTP, por lo que estaría a la altura en este aspecto del Mercedes-Benz EQC que pudimos probar hace unos meses. Además, una de las novedades más interesantes que presentó es su sistema de carga por inducción que permitía recargar sus baterías hasta el 80% en tan sólo 30 minutos.

Por lo tanto, ya tenemos otro paso más para seguir con la ofensiva eléctrica que tiene preparado el fabricante checo, y es que pretende lanzar hasta 10 vehículos electrificados de cara a 2022. Además del pequeño Citigo, el Skoda Superb PHEV ha sido el segundo integrante de esta familia “con tanta chispa”.