La nueva estrategia comercial de Tesla fija el cierre de un número reducido de tiendas, lo que implicará una subida en los precios de sus vehículos

Las decisiones comerciales de Tesla durante las últimas dos semanas no pueden calificarse de otro modo que no sea como absolutamente caóticas. A finales de febrero, Tesla anunció que iba a hacer realidad su promesa de comercializar una versión del Model 3 con un precio base de 35 mil dólares.

Aquel anuncio fue recibido lógicamente con gran entusiasmo entre los fans de la marca, pero Tesla aún tenía que hacer públicas algunas medidas adicionales que iban a afectar a su estrategia comercial.

Cierre de tiendas y reducción de precios

Para hacer posible la comercialización del Model 3 de 35 mil dólares, Tesla aseguró que era necesaria una reducción de costes y, para ello, iba a cerrar todas sus tiendas físicas alrededor del mundo. Prácticamente en cuestión de horas algunas de ellas cerraron, como se había anunciado, y sus empleados empezaron a ser recolocados dentro de la compañía. Una decisión que, sin embargo, generó una notable incertidumbre.

Tesla aplicó entonces una drástica reducción de precios en sus vehículos, siguiendo el plan fijado, que en algunas regiones podía llegar hasta los 50 mil euros en los modelos más caros. Esto que en principio parece una extraordinaria noticia, no sentó sin embargo nada bien a los ya propietarios de un Tesla, puesto que el valor de sus vehículos en el mercado de segunda mano cayó bruscamente.

Cambio radical en la estrategia comercial

Finalmente, tras casi dos semanas bastante convulsas, Tesla ha decidido hacer borrón y cuenta nueva. La compañía ha anunciado que paralizará el proceso de cierre de sus tiendas, volviendo incluso a reabrir algunas que ya había cerrado. La decisión final es la de reducir drásticamente el número de cierres, limitándolos a entre un 10 y un 30 por ciento de sus tiendas.

La consecuencia de este giro de 180 grados en la estrategia comercial de la compañía, en menos de dos semanas, es que la reducción de precios aplicada a sus vehículos también se va a revertir, al menos en parte. Tesla ha asegurado, no obstante, que hasta el próximo 18 de marzo no se va a producir un incremento en los precios de sus vehículos.

Aquellos que estén pensando en comprar un Tesla tienen ahora, por tanto, una ocasión de oro para ahorrarse un buen dinero. Especialmente si su intención es la de comprar un Model 3, ya que en este modelo con seguridad no va a haber ningún cambio de última hora. En el evento del próximo jueves 14 de marzo sí que cabe la posibilidad de que Tesla, además del Model Y, anuncie algún cambio que afecte al Model X y al Model S, por lo que en este caso quizás sea mejor esperar.

El Model 3 “barato” mantendrá su precio

Tesla ha confirmado que el incremento de precios afectará a todos sus vehículos, salvo a la versión Standard Range del Model 3. De este modo mantendrá así su promesa de comercializar un vehículo 100 por 100 eléctrico por 35 mil dólares.