Esta penalización tendrá un coste en España y toda la zona Euro de entre 40 y 80 centimos/minuto según el nivel de ocupación

Varios años después del lanzamiento del primer Model S, el número de vehículos Tesla que circulan por las carreteras -especialmente en algunos mercados como Estados Unidos o Noruega- está alcanzando ya unas cifras considerables. El lanzamiento posterior del Model X, y especialmente el del Model 3, han logrado que se incremente aún más la presencia de Tesla en el mercado, con unas muy buenas expectativas de futuro.

Hacerse un hueco en un mercado ocupado por marcas con décadas de experiencia es, en principio, lo que cualquier fabricante de vehículos primerizo desearía. Sin embargo, para Tesla es también un problema, ya que puede llegar a saturar su red de Supercargadores provocando las quejas de sus clientes. Y eso es lo último que quiere una marca que no realiza ningún esfuerzo económico en marketing y basa su popularidad en el boca a boca y la publicidad que muchos de sus clientes hacen gratuitamente en redes sociales.

Soluciones al problema de la saturación

Durante estos últimos años Tesla ha incrementado notablemente su red de Supercargadores en Estados Unidos y Europa para tratar de evitar así el problema de la saturación. Una importante inversión que va a seguir manteniendo a lo largo del tiempo; y que ahora podrá financiar con los ingresos que obtenga como consecuencia del fin de las recargas gratuitas e ilimitadas para los nuevos compradores de un Model S o Model X.

Este incremento en la red de Supercargadores puede, sin embargo, no ser suficiente para evitar la saturación en algunos puntos de carga concretos. Para solucionarlo, Tesla comenzó a penalizar a partir de diciembre de 2016 a todos aquellos que, una vez finalizada la recarga, continuaban ocupando una plaza en un Supercargador. El coste de esta penalización era de 40 céntimos de dólar por minuto.

Mayor penalización

Casi dos años después de introducir esta penalización, Tesla ha decidido ahora actualizar sus tarifas, incrementándolas para desincentivar aún más el uso de las plazas de los Supercargadores como aparcamiento. El precio a pagar a partir de ahora en Estados Unidos será de 50 céntimos de dólar por minuto cuando estén ocupadas al menos un 50 por ciento de las plazas. Pero ojo, porque esta tarifa se duplicará cuando haya un 100 por 100 de ocupación, pasando a costar 1 dólar por minuto -como para despistarse tomando un café-. No obstante, si se deja libre la plaza en menos de 5 minutos desde que la recarga finalice, no habrá que pagar nada.

En el caso de España y del resto de países de la zona Euro la cuota a pagar será de 40 céntimos de euro por minuto. Pasando a 80 céntimos por minuto cuando haya un 100 por 100 de ocupación.

Esta medida debería lograr que el proceso de recarga en los Supercargadores de Tesla sea mucho más fluido; de modo que cuando un vehículo haya concluido la carga, deje inmediatamente su plaza libre a otro usuario. Al fin y al cabo, ese es el objetivo de la red de Supercadores de Tesla: permitir largos desplazamientos realizando una corta parada para recuperar la energía necesaria para llegar al destino.