El Toyota Mirai y el Hyundai Nexo son dos coches muy diferentes pero con un vínculo indefectible

Para poder enfrentar al nuevo Toyota Mirai y al Hyundai Nexo resulta necesario hacer un breve resumen sobre ambos coches eléctricos con pila de combustible de hidrógeno.

Toyota Mirai y Hyundai Nexo, frente a frente

El Toyota Mirai de primera generación se presentó en 2014 como una berlina de casi 5 metros (4,89 m) que recurría al uso de un motor eléctrico dependiente de una pila de almacenamiento de hidrógeno como fuente energética cuya autonomía se fijaba en 550 km, uno de los automóviles pioneros en la industria de los coches eficientes en contar con este gas como combustible pero que no estuvo disponible para el mercado de nuestro país.

Ahora, en 2019, la marca japonesa ya ha mostrado, a grandes rasgos, cómo será su actualización como Toyota Mirai 2020 cuyas cotas se fijan en 4.973 mm de largo, 1.885 de ancho, 1.468 de alto y una distancia entre ejes de 2918 milímetros que gana tanto en dimensiones como en autonomía superior de hasta 600 km  y que sí estará a la venta en España.

Respecto del Hyundai Nexo llegó en 2018 dentro de la segunda generación de vehículos FCEV fabricados en serie por la marca, tras el Hyundai ix35 Fuel Cell de 2013, como un SUV cuyas dimensiones se fijan en 4.670 milímetros de longitud, 1.860 de anchura y 1.640 de alto, cuya batalla queda en 2.790 mm, sorprendió al mundo ofreciendo la mayor autonomía como coche eléctrico en el momento de su homologación, en ciclo WLTP, con una capacidad para recorrer hasta 666 km con un tanque de hidrógeno.

AdvertisementAdvertisement

Ahora, estos dos coches tan diferentes en cuanto a su arquitectura están directamente hermanados y, peor aún, enfrentados en el reducido mercado de los FCEV.

El interior del Toyota Mirai

Tomando la precaución de que las imágenes presentadas muestran la de un coche calificado por la marca como prototipo, no dejan de enseñarnos un habitáculo muy próximo, no solo a los estándares de producción, siempre más modestos que los expuestos en los concept cars.

Un habitáculo que recuerda, inexorablemente al del Toyota Camry que disfrutamos en su prueba de conducción e, incluso, guarda reminiscencias con el Lexus ES. Una configuración elegante, sobria y funcional y con un toque distintivo gracias al uso de tonos cobrizos insertos de manera sutil.

El uso de grandes pantallas concuerda con el grado tecnológico que se presupone a un coche de nuevo cuño y que ahonda en la investigación en nuevas soluciones para la eficiencia y sostenibilidad de la movilidad.

La habitabilidad del Hyundai Nexo

Como nos sucedió tras realizar la prueba del Hyundai Kona eléctrico, el interior, los acabados y la calidad de estos coches cuestan ser justificados en cuanto a la relación calidad-precio.

Incluso, atendiendo al diseño que parece anticuado, la disposición sin demasiado atractivo de una consola central cuyos botones aparecen tan perfectamente alineados como saturando todo el tablero.

El tacto y los materiales usados para el salpicadero o el volante y la inclusión de un par de pantallas cuya calidad es menor que la que parece que ofrece el Toyota Mirai, deja por debajo al Hyundai Nexo en cuanto al confort a bordo.

Conclusión

Aun sin conocer el precio del nuevo Toyota Mirai, estamos seguros de que no entrará dentro del de los coches eléctricos más baratos, más cuando, las pocas unidades que llegaron para flotas de socios de Toyota en España lo hicieron con un precio aproximado de 80.000 euros.

El que seguro que se queda fuera del grupo de coches eléctricos más asequibles es el Hyundai Nexo, que con un PVP desde 72.250€ resulta complicado buscar alicientes a la compra de cualquiera de estos dos modelos, más si tenemos en cuenta la dificultad, generalizada, para encontrar puntos de recarga de hidrógeno, como recogimos en el artículo al respecto.