Así se degrada la batería de un coche eléctrico con el uso

Así se degrada la batería de un coche eléctrico con el uso

Escrito por: Antonio Roncero    18 diciembre 2019     5 minutos

Un estudio realizado sobre 6.300 vehículos eléctricos de distintas marcas revela cómo se degrada la batería con el paso del tiempo y de los kilómetros.

Para los usuarios o los futuros compradores de un coche eléctrico, la degradación de la batería en función del uso es una de las grandes incógnitas. Lo vivimos en el día a día con otros dispositivos que funcionan con baterías, como los teléfonos móviles o los ordenadores portátiles, sufriendo las inevitables pérdidas de rendimiento.

Bien es cierto que el comprador de un coche eléctrico siempre contará con la garantía que el fabricante ofrece exclusivamente para la batería, aparte de la garantía del vehículo. Esta garantía cubre cualquier avería de la misma y, normalmente, también una pérdida de rendimiento superior a un porcentaje determinado. En Peugeot, por ejemplo, para los nuevos Peugeot e-208 y e-2008, se garantiza la batería durante 8 años o 160.000 km hasta un 70% de su capacidad original.

Orar1tren

Ahora, un estudio de la empresa telemática de flotas Geotab, realizado en base a los datos recogidos de 6.300 vehículos eléctricos en circulación en todo el mundo, ha revelado que las baterías pierden, en promedio, alrededor del 2,3% de su capacidad cada año.

AdvertisementAdvertisement

No es una cifra preocupante, si tenemos en cuenta lo mencionado anteriormente en el caso de Peugeot. A este ritmo, la batería de un e-208, por ejemplo, estaría todavía a más del 80% de su capacidad al llegar a los 8 años, todavía muy por encima del 70% que establece la marca para hacer valer una sustitución de la misma en garantía.

Peugeot e-208

Se puede decir, como resumen, que con este promedio de pérdida de rendimiento, las baterías de los coches eléctricos duran en condiciones de seguir siendo utilizadas entre 10 y 13 años, que podemos estimar como la vida útil del vehículo.

Pero sí hay que tener en cuenta que la degradación de la batería puede variar enormemente en función de la utilización que hagamos del vehículo.

Los factores que influyen en la vida útil de la batería

Cuando compras un vehículo eléctrico nuevo, su batería tiene una capacidad que se mide en kWh, y que determinará la autonomía real del vehículo. El proceso natural de degradación que se produce con el uso reduce esta capacidad de la batería para almacenar energía.

Volkswagen Golf Get Drivingeco

Los factores que mayor impacto tienen en la vida útil de las modernas baterías de iones de litio que utilizan los coches eléctricos son la edad de la batería, las altas temperaturas, el tipo de carga utilizado y el número de ciclos de carga. Además, hay que tener en cuenta que esta degradación no es lineal. Recientemente hemos visto otro informe sobre cómo se degradan las baterías del Tesla Model S, que revela lo bien que mantienen su salud, y cómo la degradación es mayor a medida que pasan los años y los kilómetros.

Calcula la degradación de la batería de tu coche eléctrico

Geotab, en su estudio, ha analizado más de 1,8 millones de datos recogidos de los más de 6.000 vehículos de 21 modelos diferentes, de distintas marcas y años. Y ha desarrollado una interesante herramienta online: una calculadora de degradación de la batería.

 

En esta calculadora puedes comprobar fácilmente en una gráfica la curva de degradación de la batería para distintos modelos. No debes interpretarlos como una predicción precisa de lo que puede suceder en un modelo que vayas a comprar, pero te dará una idea sobre lo que ha sucedido, en promedio, con coches en circulación utilizados por sus propietarios.

bateria coches electricos

Sólo figuran los modelos para los que existen datos suficientes como para establecer una muestra representativa.

La gestión térmica y la carga rápida, claves para la duración de la batería

Técnicamente, una de las diferencias principales entre las baterías de un coche eléctrico que puede influir en la vida útil de la misma es la gestión térmica durante su utilización y en el proceso de recarga.

A modo de ejemplo, Geotab señala que en su estudio, la batería de un Tesla Model S de 2015, comparado con un Nissan Leaf del mismo año, tiene una degradación media anual de un 2,3%, frente al 4,2% del modelo japonés, que lleva la batería refrigerada por aire en vez de mediante líquido como en el Tesla, solución esta última que resulta más eficaz.

Otros datos relevantes del estudio de Geotab revelan que los coches eléctricos que se utilizan con frecuencia no presentan mayor degradación de sus baterías que los que pasan más tiempo parados. Sin embargo, sí que tiene importancia el clima de la zona en la que se utilizan, así como el tipo de carga.

En este sentido, la utilización frecuente de los sistemas de carga rápida degrada la batería de forma más rápida, mientras que para la vida útil de la batería, al contrario de lo que sucede con la autonomía, es más perjudicial cuando se conducen en climas cálidos.

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.