Cell-to-pack, así funciona la tecnología que hará coches eléctricos más ligeros y asequibles

Cell-to-pack, así funciona la tecnología que hará coches eléctricos más ligeros y asequibles

Escrito por: Mónica Redondo   @MonicaRedondoD    11 mayo 2022     2 minutos

La tecnología Cell-To-Pack podría hacer coches eléctricos más ligeros, más asequibles e incluso podrían llegar a ofrecer más autonomía con una sola carga. Se trata de baterías sin módulos y es que ya son muchos los fabricantes que están apostando por esta tecnología integrada en el chasis. De esta forma, los costes también se reducen.

La tecnología Cell-To-Pack permite la integración de la batería en la parte interior del chasis, formando parte de él. Esto se traduce en una mayor densidad de energía. Al eliminar la necesidad de implementar una carcasa rígida en la que se integran los módulos que contienen las celdas, se prescinde de una gran cantidad de conectores y sistemas y se libera espacio para incluir más material activo. Tesla, CATL, BYD y la startup china Leapmotor son ejemplos claros de que además de la química de las baterías existen otros recursos para hacer rendir mejor a este componente.

Así funciona la tecnología Cell-To-Pack

Las celdas se reúnen en módulos y se conectan para hacer un módulo completo. El diseño se puede modificar y se puede instalar más material activo en el mismo volumen y peso. Dicha tecnología permite que la fabricación sea más simple. CATL empezó a trabajar con este sistema en 2020 y su presidente, ya aseguró que esta tecnología acercaría el coste de producción de un eléctrico al de combustión. CATL comercializará estas baterías con dos químicas diferentes. Con la versión LFP (litio ferrofosfato) ofrece una densidad de energía gravimétrica de 160 Wh/kg y una densidad de energía volumétrica de 290 Wh/l y la variante NCM (níquel, óxido de cobalto y manganeso) ofrece una alta energía específica. Los valores de densidad gravimétrica y volumétrica son de 250 Wh/kg y 450 Wh/l, respectivamente.

Catl (1)

Tesla  y BYD también trabajan con esta tecnología Cell-To-Pack. La de BYD, se denomina Blade Battery y utiliza una química de LFP (litio-ferrofosfato) y que califica como indestructibles, ya que pueden puede soportar todo tipo de daño sobre ella, sin reaccionar con explosiones ni incendios. Miden 96 cm de largo, 9 cm de ancho y 135 cm de alto. Una vez que se colocan en la matriz, se insertan en una disposición laminar.

Desde BYD aseguran que «este factor de forma permite mejorar la densidad de energía al eliminar la necesidad de los módulos».  Inicialmente tenían una densidad de 140 Wh/kg, pero en la actual versión de largo alcance del BYD Yuan Plus ya alcanzan los 150 Wh/kg. Durante su vida útil serán capaces de soportar 3.000 ciclos de carga y descarga lo que supone que su vida útil puede llegar a alcanzar hasta 1,2 millones de kilómetros a bordo de un coche eléctrico.

Comentarios cerrados