Volkswagen Golf Get Drivingeco

Tanto si te has comprado un coche eléctrico o un híbrido enchufable como si estás pensando en hacerlo, estos consejos te vendrán bien para cuidar y alargar la vida de la batería.

La batería es el elemento principal de los coches eléctricos, y también una parte muy importante en los cada vez más populares vehículos híbridos enchufables. Ya te hemos contado cómo se degrada la batería de un coche eléctrico con un uso normal. Ahora, vamos a darte unos consejos para cuidar la batería y alargar su vida útil.

No recargues al 100%… ni descargues hasta el 0%

Seguramente ya te han recomendado alguna vez que hagas lo mismo con tu teléfono móvil o con tu ordenador portátil: no recargar la batería siempre hasta el 100%, ni tampoco dejar que se descargue por completo. Sí, ya sé que eso supone renunciar a unos kilómetros de autonomía. Pero merece la pena, salvo que vayas a hacer un viaje de largo recorrido y necesites toda la automía posible.

Las baterías de los coches eléctricos son de iones de litio, y no tienen efecto memoria. Por lo tanto, puedes enchufar el coche a la corriente para recargarlas las veces que quieras sin problemas. Su duración está determinada por el número total de ciclos… y por la forma en la que estos se realizan.

Renault Zoe Ufc (3)

AdvertisementAdvertisement

De media, se estima que la batería de un coche eléctrico está diseñada para durar alrededor de 2.500-3.000 ciclos. Se considera un ciclo cada vez que se ha utilizado el 100% de carga de la batería, aunque no tiene que ser de forma ininterumpida. Por ejemplo, si un día consumes un 75%, la pones a recargar y al día siguiente utilizas un 25%, habrás completado un ciclo.

Pero el número de ciclos de carga que soporta una batería también se ven afectados por el nivel de carga y voltaje de la misma. Siempre que se puedan lo ideal sería intentar mantener la batería siempre entre un 30-40% y un 70-80% de su carga útil.

Recarga: mejor lenta que rápida

Cada vez hay más puntos de carga rápida, y cada vez con más potencia. Permiten conseguir cargar la batería de un coche eléctrico hasta un 80 por ciento de su capacidad en apenas media hora.

Renault Zoe 40 (3)

Pero todo tiene un precio. Salvo que realmente lo necesites, de cara a alargar su vida útil, lo mejor es evitar la carga rápida. No es que no debas usarla. Puedes hacerlo, pero sin abusar de ella, si no es necesario. Según los expertos en tecnología de baterías, aunque el coche esté preparado para ello, con la carta rápida el deterioro de la batería es mayor.

Utiliza recarga inteligente

Salvo que utilices un wallbox o un cargador de los denominados “inteligentes”, conviene no dejar el coche enchufado a la corriente una vez se ha completado la recarga.

Volkswagen Wallbox

En el caso de un cargador inteligente, directamente se desconecta la batería de la corriente cuando ésta se recarga. Pero en caso contrario, si dejas el coche enchufado, cada cierto tiempo el cargador volverá a detectar que la batería va perdiendo carga, y vuelve a activar el proceso de carga hasta que se recupera el 100% de su capacidad. Esto somete al sistema de batería a un aumento de temperatura que, a la larga, también limita su vida útil.

Planifica el recorrido y la energía restante

Lo ideal es no utilizar el vehículo con la batería en situaciones extremas, con muy poca carga. Intenta planificar el recorrido de un día para otro, de forma que la batería no se descargue por debajo del 20 por ciento. Igualmente, aunque no es imprescindible, para una mayor duración de la vida útil de la batería conviene, en la medida de lo posible, intentar iniciar la ruta a recorrer al mínimo con un 40 por ciento.

Conduce de forma eficiente

Esto se aplica tanto para la autonomía como para mejorar la vida útil de la batería. O, al menos, no perjudicarla. Es de lógica: una conducción muy agresiva, exigiendo al máximo al motor y, por lo tanto, a la batería, supone una reducción de la autonomía, que nos llevará a tener que completar más ciclos de carga. Además, este tipo de conducción genera temperaturas elevadas, que no es lo mejor para la batería.

Evita dejar el coche parado por tiempos prolongados

Las paradas prolongadas no le vienen nada bien a la baterías, que se descargan de forma progresiva cuando no se utiliza el vehículo. Si no te queda más remedio que aparcar muchos días el coche y no utilizarlo, intenta que las primeras tres o cuatro veces cuando lo uses de nuevo la recarga sea al menos hasta el 80 por ciento de capacidad de las baterías

No aparques al sol

Siempre que puedas, en verano y con temperaturas altas, intenta estacionar el vehículo a la sombra. Ya hemos hablado de lo mal que se llevan las baterías de los coches eléctricos con la altas temperaturas.

Y si puedes evitar que cuando toca “ponerse a trabajar”, el motor y la batería partan ya de una temperatura elevada, siempre será mucho mejor de cara al rendimiento y la vida útil.