El sustituto del Porsche Macan podría ser eléctrico, y utilizar la plataforma PPE desasrrollada conjuntamente entre Audi y Porsche.

Recientemente Audi desvelaba sus planes de futuro para su nueva gama de coches eléctricos. Una gama que se articulará en base a cuatro plataformas, algunas de ellas desarrolladas en colaboración con Porsche.

Y ya sabemos los planes de electrificación de Porsche, que no sólo acaba de presentar las variantes de acceso al Taycan. En el futuro, se habla de que incluso los futuros Porsche 718 Boxster y Cayman podrían ser eléctricos. Y el Porsche Macan no escapa a esta tendencia de sustituir octanos por voltios.

Un Porsche Macan eléctrico para 2021

De este modo, la próxima generación del Porsche Macan podría ser un SUV completamente eléctrico, que podría convivir durante un tiempo con algunas de las versiones de gasolina del actual Porsche Macan, recientemente renovado.

Y para este Porsche Macan eléctrico, la base de partida sería la plataforma denominada PPE, un desarrollo de la plataforma J1 que utiliza el Porsche Taycan. Ambas se han desarrollado de forma conjunta entre Porsche y Audi; de hecho, el futuro Audi e-tron GT utilizará esta plataforma J1.

AdvertisementAdvertisement

Plataformas Audi Porsche

La plataforma PPE (siglas de Plataforma Premium Eléctrica) cuenta con una gran versatilidad, y es apta tanto para vehículos de piso bajo (berlinas o deportivos) como alto (SUVs). Admite configuraciones con motores en ambos ejes y tracción total, o bien únicamente en el eje trasero. Y utiliza el sistema eléctrico de 800 voltios que se monta en los coches con plataforma J1, como el Taycan. Esto abre la vía a la carga ultra-rápida, con potencias de hasta 350 kW.

Los rumores apuntan a que la futura versión Macan Turbo (sí, al igual que en el Taycan, también se utilizará la denominación Turbo para las versiones más potentes) utilizará dos motores eléctricos con una potencia de sistema que alcanzaría los 700 CV, y más de 1.000 Nm de par. En Porsche aseguran que, en cualquier caso, se tratará del SUV más deportivo del segmento, y que no hay muchas diferencias en los desafíos técnicos que supone desarrollar un Macan eléctrico, partiendo de la experiencia adquirida con el Taycan.

Porsche Macan 3

Ahora falta ver cómo aprovechan los ingenieros de Porsche las ventajas que de este tipo de vehículos en cuanto a posibilidades de desarrollo y evolución de la aerodinámica, y de la colocación e las baterías en una posición que reduce la altura del centro de gravedad, algo muy importante en un SUV, y más si se busca un comportamiento deportivo.