La marca Honda-GAC permitirá al fabricante japonés construir una factoría en China destinada a vehículos eléctricos, gracias a la unión con la marca de automóviles de Guangzhou.

La empresa conjunta Honda-GAC permitirá a la marca nipona construir una cadena de montaje en la localidad de Guangzhou para la fabricación de vehículos eléctricos e híbridos enchufables. Este acuerdo supondrá una inversión inicial de 469 millones de dólares (una cifra aproximada a los 420 millones de euros). El objetivo de producción es alcanzar las 170.000 unidades al año según informa GAC.

Honda-GAC, una asociación obligada

A pesar de que esta unión autorizará a Honda para edificar en China su fábrica de vehículos, el fabricante japonés se vio obligado a llegar a un acuerdo de colaboración con Guangzhou Automobile Group Company (GAC). Esto sucede debido a que la normativa china exige la asociación con la marca local donde se quiera instalar la factoría. Este acuerdo es similar al que alcanzó el fabricante chino con Toyota.

Everus EV Concept

Por otro lado, la legislación de China obliga a que las marcas dediquen un 10% de la producción a los denominados “vehículos de nueva energía” desde 2019. Esto se traduce en coches híbridos enchufables y completamente eléctricos. A partir de 2020, esta exigencia se ampliará hasta el 12%.

Las futuras producciones: Trumpchi GS4 y Everus EV Concept

Según ha informado The New York Times, la convergencia entre las marcas japonesa y china dará lugar a la fabricación del Trumpchi GS4 en China. El plan de Honda es comercializar este SUV compacto eléctrico en el mercado chino. Sin embargo, este modelo saltaría al mercado con la marca ‘Trumpchi’, omitiendo el emblema de Honda. Estos vehículos se podrán adquirir en los puntos de venta de la marca japonesa que operan con GAC.

Everus EV Concept

Por otro lado, este acuerdo permitirá la fabricación en suelo chino del Everus EV Concept y su posterior comercialización en China. Este SUV eléctrico se presentó en la primavera de 2018 en el Salón del Automóvil de Pekín. La peculiaridad de este modelo es su objetivo inicial: una flota de carsharing de la marca Reachstar. No obstante, la opción de compra para particulares o comercios también está disponible.