En el próximo Salón de Tokio, la marca japonesa presentará un concept car que muestre la líneas maestras de su primer coche completamente eléctrico

Desde el próximo miércoles 23 de octubre, que junto con el 24 se dedican a las jornadas de prensa, y hasta el lunes 4 de noviembre, los visitantes del Tokyo Big Sight International Exhibition Centre, centro de exposiciones que acogerá el Salón del Automóvil de la ciudad tokiota, podrán ver en primera persona cómo plantea Lexus el futuro del coche eléctrico.

Allí, bajo las luces de las salas, Lexus descubrirá la lona que oculta por completo el prototipo en el que se basará la versión de producción de su primer coche totalmente eléctrico.

El primer coche eléctrico de Lexus

Y es que este concept car que aún no tiene nombre y del que solo se ha mostrado una imagen y un brevísimo vídeo donde se muestra la secuencia de iluminación de sus luminarias será un coche que recurra a la acumulación de energía eléctrica para enviar a sus propulsores eléctricos.

AdvertisementAdvertisement

Un automóvil, tanto el prototipo como el que llegue a la cadena de montaje que, por primera vez en la historia de Lexus prescindirá de la gasolina y dependerá en exclusiva de la electricidad para todos los sistemas, cualesquiera que sean sus funciones.

Se espera que este prototipo continúe la línea afilada e incisiva de otras propuestas de futuras mostradas por la marca durante los pasados años. Así, este coche, por lo poco que se aprecia en estas imágenes, pudiera compartir diseño con el Lexus LF-SA Concept de 2015, un pequeño vehículo urbano eléctrico que avanzaba una apuesta por los utilitarios y que podría haber evolucionado hacia la alternativa eléctrica en cuanto a la movilidad urbana se refiere.

Así, el coche que derivara a producción podría convertirse en el rival de otros coches eléctricos urbanos recientemente presentados y en la línea con este entorno y configuración como puede ser su compatriota el Honda e.

Lo que sí sabemos es que Lexus anuncia que este prototipo avanza en cuanto al uso de baterías eléctricas y en lo referente a la automatización de su conducción y a la ausencia de un ser humano en la gestión de su manejo aunque no se especifica en qué niveles de conducción autónoma se encuadra o qué tecnologías equipa para poder justificar dicha afirmación.

Algo que conoceremos una vez sea expuesto y presentado el modelo conceptual que veremos en la ciudad de Tokio a final de mes.