Con la eliminación del Zoe Q90 Renault adapta así su catálogo, anticipándose a la importante renovación que sufrirá este modelo a finales de año

Tal y como os contamos hace tan solo unos días, Renault planea comercializar una versión totalmente renovada del ZOE a finales de este mismo año. Se espera que esta nueva versión cuente con algunos cambios en su diseño exterior, pero donde realmente se notará esta renovación será en el interior del vehículo, además de incorporar algunas importantes mejoras técnicas.

Así, este nuevo ZOE previsiblemente contará con un nuevo panel de instrumentos, cambios en el salpicadero y una nueva interfaz de usuario Easy Link. El sistema de propulsión también será completamente nuevo; el motor eléctrico será algo más potente con 109 CV y, es posible que Renault ofrezca como opción otro motor aún más potente de 130 CV. El nuevo ZOE seguirá además la tendencia del sector en Europa, permitiendo la carga rápida en corriente continua a una potencia máxima de 100 kW mediante un conector CCS Combo.

Como decimos, se espera que el nuevo ZOE llegue dentro de unos meses, a finales de año. Un futuro lanzamiento que ya está provocando algunos cambios en el catálogo del fabricante francés.

Renault pone fin a la versión Q90 del ZOE

Adelantándose a la prevista renovación del ZOE, Renault ha dejado ya de aceptar pedidos del ZOE Q90. Esta versión está equipada con un motor eléctrico fabricado por Continental y cuenta además con un sistema de carga que permite recargar la batería en instalaciones trifásicas a una potencia máxima de 43 kW.

Continental fue el proveedor oficial de estos motores para el ZOE desde 2012. Sin embargo, unos años después Renault comenzó a fabricar sus propios motores y la electrónica del vehículo, con un sistema de carga de hasta 22 kW en corriente alterna. Los motores desarrollados por Renault traían algunas ventajas al ser algo más eficientes, lo que incrementaba su autonomía empleando la misma batería.

Durante estos últimos años la firma francesa ha estado comercializando ambas versiones; aquellas que contaban con el motor de Continental se identificaban dentro de la serie Q, mientras que los de Renault lo hacían en la serie R.

Cambio de rumbo siguiendo la tendencia del sector

La apuesta de Renault hasta ahora ha sido bastante clara, incluyendo un cargador interno que permita recargas en corriente alterna a potencias elevadas. El ZOE Q90 que ahora desaparece, ha sido el único vehículo a la venta en Europa que acepta recargas en instalaciones trifásicas de hasta 43 kW. Incluso las recargas en corriente alterna a 22 kW que ofrecen las otras versiones del ZOE, suelen estar reservadas en otras marcas para los vehículos de alta gama.

Renault ha querido potenciar así durante los últimos años la proliferación de puntos de carga semi-rápidos en Centros comerciales, aparcamientos… etc; ya que la instalación de puntos de carga con corriente alterna resulta más económica. Sin embargo, la tendencia del sector en Europa es ahora otra, y prácticamente todos los fabricantes están apostando por la carga rápida en corriente continua empleando el conector CCS Combo.

Ese mismo camino es precisamente el que parece que va a tomar Renault con el nuevo ZOE. La versión Q90 del ZOE actual tiene, por tanto, cada día menos sentido y, por ello, la firma francesa ha tomado la única decisión posible: dejar de venderlo.